9055208179_edea972de8_o
9052649722_8b9dd1163b_k
14556341475_541acdb05f_k
10302018_672472609512181_4161397554610637130_n
slide
slide
slide_3

Reflexiones al atardecer

no-hay-pan-para-tanto-chorizo
Llevo en política toda mi vida. En las instituciones apenas tres años. Pero no ignoro que antes hubo mucha otra gente luchando por las mismas causas. Yo, Alberto, soy nuevo. Pero yo, Izquierda Unida, no lo soy. Cargos públicos y militantes que denunciaron la corrupción en lugares emblemáticos como Marbella, Mallorca o Seseña. Que por eso recibieron amenazas, presiones sobre sus familia y un veto en sus profesiones. Algunos tuvieron que llevar guardaespaldas. Porque la mafia es la mafia. La política es muchas veces injusta, y esas personas fueron incluso penalizadas en las elecciones. Bajo el espejismo económico, el raro era excluido y atacado. Participé en el 15M con toda mi energía, pero critiqué cierto adanismo emergente. El de aquellos que pensaron que ellos, recién llegados a la política, eran Adán y Eva. Pues no: sin duda nuestro futuro se coserá con los hilos de nuestra historia.
hambre
3.000 personas haciendo cola en Málaga para recibir un menú solidario con el que responder al hambre. Fue en nochebuena, y es una realidad que se repite no ya cada año sino cada día. Es el espejo, la imagen al revés, del fin de crisis para las grandes empresas y fortunas. Es la verdad sobrevenida a las mentiras del Gobierno de Rajoy. Pero es, también y sobre todo, la demostración de la falta de libertad en España. Pues libertad no es sólo la ausencia de prohibiciones. Es, ante todo, la capacidad de cada persona para desarrollar su vida dignamente. Pasar del sobrevivir al vivir. No hay libertad en el reino de la necesidad: en la miseria, hambre, pobreza o desempleo. Emanciparse de ello requiere respuestas colectivas y audaces, pero sobre todo radicales. Que vayan a la raíz del problema. Y el problema se llama capitalismo.
regalo_rojo
En fechas de regalos siempre me acuerdo de la figura del Potlatch, que aprendí leyendo a Karl Polanyi. Se trata de un ritual que operaba como mecanismo de redistribución entre algunas tribus indias. Dar un regalo era visto como un signo de grandeza, y proporcionaba prestigio a quien lo hacía. Cuanto más valioso –en el sentido de valor de uso; esto es, útil- era un regalo, más prestigio recibía quien lo daba. Así, la acumulación de bienes y riqueza era un medio para obtener un reconocimiento social. La riqueza se repartía. No había motivaciones propias del llamado homo oeconomicus, es decir, basadas únicamente en la maximización de ganancias. En estas sociedades lo económico estaba subordinado a lo social. La economía era parte de la sociedad, su esclava. Hoy sucede al revés. Menos cuando regalamos, probablemente.
6577505341_c2b9659ecc
Decía Marx que los hombres –y mujeres, hay que añadir- hacen la historia bajo aquellas circunstancias con que se encuentran directamente, que existen y les han sido legadas por el pasado. Los hombres, mujeres y pueblos escribimos la historia. Por eso no estamos condenados a la resignación. Ni ahora ni nunca, pero sobre todo no ahora. No cuando este sistema económico y político se desploma y sus cascotes se caen sobre nuestras cabezas. O, mejor dicho, cuando nos tiran los cascotes encima quienes buscan salvarse primero. Mejor entender que hay alternativas, pero que sólo pueden ponerse en marcha a través de lo colectivo. Que no hay fuerza individual suficiente como para transformar esta sociedad. Sólo la suma, la unión, y el entendimiento de que las soluciones son colectivas. Acumulemos fuerzas, que hay un futuro que escribir.
Corona
Constitucionalmente el rey de España es irresponsable. Esta protección legal se ha extendido, de facto, a toda la Casa Real hasta hace bien poco. El relato dominante de la transición otorgaba un papel heroico –y ciertamente mitificado- a la monarquía como sostén de la democracia. Y eso justificaba, de acuerdo a la Cultura de la Transición, un pacto de silencio mediático sobre las acciones reales. Los medios se autocensuraban, por decirlo así. Pero con la crisis de régimen ha llegado la crisis también de su vértice institucional, la monarquía. Poco a poco vamos conociendo sus fechorías, incluso aunque el Estado trate de seguir protegiéndolas. Cristina de Borbón podría entrar en la cárcel por delitos de fraude fiscal. Una feliz anomalía en el sistema. Una señal de que nada es inamovible. Paciencia, pues llegará el día en que los únicos reyes que existan sean los de la baraja.
ave-cordoba-madrid-2
Coche 08, asiento 10A. Ayer en el tren, junto a una señora de unos sesenta años. Me reconoció y nos saludamos educadamente. Me puse a trabajar y así seguí hasta que pasada una hora aquella mujer me interrumpió. Me dijo que comprendía que con esas pintas –las suyas de ese momento- yo no le hubiera hablado pidiéndole el voto. Yo le miré extrañado y, por qué no decirlo, algo enojado. Me explicó su teoría, que podía resumirse en que todos los políticos son iguales y que tratan de humanizarse hablando con la gente normal para convencerles del buen voto. Yo le respondí que para mí ser político no es ser un vendedor, sino que es algo que debemos hacer todos para defender nuestros principios y valores. Estuvimos una hora más debatiendo de filosofía política y economía. Una mujer muy preparada, pero vencida ampliamente por el descrédito de la política. De esa política mercantilizada. Un caso común.
logo_junta_de_andalucia
El fraude con los cursos de formación de la Junta de Andalucía, del cual es políticamente responsable el PSOE, es cualitativamente igual de grave que el de Bárcenas o la Gürtel. Con un agravante para la izquierda: la red de corrupción se organizó en torno a derechos sociales conquistados por la clase obrera como son los cursos de formación. Unas herramientas que deberían servir para emancipar, utilizadas para saquear. Una vergüenza. Y necesitamos saber quiénes pusieron a los trabajadores a los pies de los caballos del PP. Por eso estoy contento con la reciente decisión de IU-Andalucía de anunciar una comisión de investigación en el parlamento. Sólo espero que no ocurra como en la comisión sobre los ERE, otro caso idéntico, donde PP y PSOE pactaron echar por tierra la investigación votando en contra de las conclusiones.
calle-Madrid-mafia-hola-democracia_EDIIMA20131005_0373_5
Según los datos más recientes, en 2014 se han producido un total de 2.500 manifestaciones. 1.260 menos que el año pasado. Además, en términos generales con mucha menor participación ciudadana. Es obvio que esta disminución no responde a una mejora en las condiciones materiales de vida de la mayoría social –pues de hecho ocurre al revés. Se trata de un reflujo en la movilización social que va incluso en contra del pronóstico del Gobierno y de los informes internacionales que auguraban más protestas. ¿Las causas? Quizás el agotamiento influye. Pero constato también una descapitalización de los movimientos sociales, con activistas que se vuelcan en la actividad exclusivamente electoral. Un enorme riesgo para la izquierda, pues toda transformación requiere su base social movilizada. Al fin y al cabo ninguna batalla política es solamente electoral.
bce
Cuando el presidente del BCE compareció clandestinamente ante el Congreso lo hizo sin periodistas ni taquígrafos, sin internet y con inhibidores para móviles. Muy clarificador. Ahora el BCE se ha visto obligado a publicar las cartas que su presidente envió a Zapatero allá por 2011. Han pasado más de tres años y tenemos acceso a ellas porque un abogado no ha dejado de insistir mediante recursos legales ante el BCE. Gracias. Aunque Zapatero ya publicó una de esas cartas en su best-seller sobre su gestión –neoliberal- de la crisis. La típica forma de enterarnos de los grandes asuntos de Estado. Las cartas confirman la claudicación de un gobierno, que se decía socialista, ante el poder financiero y su brazo político –la troika-. Confirman la esclavitud de la política por la economía. Y confirman el oscurantismo de esta, muy mal llamada, democracia.
Foto en Paris - 6 diciembre
En el acto de Paris (6 diciembre) pudimos comprobar cómo la emigración española también tiene su salto generacional. La sala estuvo abarrotada -todo un signo de los tiempos. Y aunque entre el público había compañeros italianos, alemanes y franceses, entre otros, la inmensa mayoría de los asistentes eran españoles emigrados. Lo significativo, no obstante, es que estaban presentes sólo dos generaciones: la de quienes emigraron en los años sesenta/setenta y la de los jóvenes que emigran ahora como consecuencia de la crisis. Es decir, los abuelos y los nietos. Si tenemos presente que los relatos vitales construidos por la Cultura de la Transición se resumían en aquel "viviréis mejor que vuestros padres", debemos asumir que estamos ante una brecha cultural enorme. Ante una falla en el sistema. Y es que más que como nuestros padres, estamos viviendo como nuestros abuelos.
La crisis permanente del neoliberalismo

Releyendo el gran libro la condición de la posmodernidad de David Harvey, a...

Enmienda totalidad Presupuestos Generales 2015
Enmienda totalidad Presupuestos Generales 2015

El pasado martes 21 de octubre se debatió en el Congreso las enmiendas...

Alberto Garzón - Alberto GarzónAlberto Garzón

Alberto Garzón

Reniego de un sistema económico como el capitalista cuyos fundamentos he estudiado y en los cuales reconozco gran parte de la responsabilidad de las penurias que sufre la humanidad hoy en día.

Participa! ¿conoces el trabajo de Alberto Garzón en el Congreso?

Copyright 2014 Alberto Garzón | agarzon.net