Publicado en Público.es

Hay un régimen viniéndose abajo. Tanto el sistema económico como el sistema político están sumidos en una crisis de legitimidad en cuyo desarrollo se está hundiendo la sociedad y dinamitando la cohesión social. Algunos sectores, entre los que se encuentran muy claramente las direcciones de los dos grandes partidos, intentan apuntalar como pueden un diseño institucional y económico que durante décadas les ha permitido reproducirse tanto en el Gobierno como en el poder.

En ambos ámbitos, económico y social, la directriz oficial es tomar la vía de la huida hacia delante. Así, el Gobierno espera que la modificación rápida del modelo de crecimiento económico dé pronto sus frutos. Esos frutos esperados son un crecimiento del empleo de carácter precario, prácticamente esclavista, y una calma en los mercados financieros que sea bendecida por el todopoderoso e independiente Banco Central Europeo. El camino es tortuoso, especialmente para los más desfavorecidos, y sin un final feliz garantizado, pero al Gobierno se le va agotando el tiempo. Todo parece indicar que el estallido social puede llegar mucho antes que la esperada meta económica del Gobierno.

En el otro ámbito, el del sistema político y la representación política, las cosas están aún peor. Según Metroscopia, un 80% de los ciudadanos piensa que los diputados del Congreso no les representan, y hasta un 85% cree que los diputados y los banqueros son deshonestos. La corrupción y la sensación dominante de impunidad de los delincuentes fiscales y financieros es algo desolador.

Y para enfrentar esto tenemos la necesidad no sólo de diseñar propuestas factibles en ambos ámbitos, con un proyecto político y económico que sea viable y sustancialmente distinto al empujado por el Gobierno en su huida. Es decir, es insuficiente con poner encima de la mesa un proceso constituyente y un modelo económico alternativo al actual. Sobre todo necesitamos también encontrar la forma de aglutinar todo el descontento generalizado y transformarlo en una fuerza que sea catalizadora del cambio social y económico. Esto es, crear una base social.

Efectivamente, suele haber acuerdo en que cualquier proceso de transformación de las características apuntadas requiere la existencia previa de una base social, esto es, un colectivo que comparta unas determinadas condiciones objetivas, una amplia cohesión y un grado de intervención suficiente. Se trata, en definitiva, de lograr que la ciudadanía que sufre bajadas salariales, recortes en los servicios públicos y desahucios vean las mismas causas en el origen de esos distintos procesos. Que compartan, dicho de otra forma, un diagnóstico político de lo que está fallando. Desde ese punto de partida es posible cohesionar a la ciudadanía en torno al proyecto político y económico, y si existe una organización de ese proyecto será factible poner en marcha el proceso de cambio.

Esta teórica hoja de ruta choca con un obstáculo perverso del actual sistema político. A saber, que la voluntad de la ciudadanía está mediada por los partidos políticos, los cuales cohesionan en torno a otro tipo de valores. Dicho de otra forma, los partidos funcionan como fuerzas centrípetas de la frustración ciudadana y logran la absorción de fuerzas que son necesarias para la configuración de esa base social, la cual naturalmente ha de ser más amplia que la que potencialmente pueden alcanzar estos mismos partidos en las condiciones actuales.

En la práctica esto deriva en una guerra de siglas, cada una de ellas presentadas como los mejores instrumentos de cambio. Así, el debate se traslada desde el fondo –el proyecto ideológico– hacia la forma –las siglas y la pertenencia o la identidad política a un partido–. En consecuencia, personas que en otras circunstancias compartirían espacios políticos se encuentran enfrentadas por la mediación de los partidos políticos y el ciclo electoral.

En otros países esta realidad ha conllevado la implosión de gran parte de los partidos políticos, abriendo espacios a nuevos proyectos de transformación –como en Ecuador, Bolivia o Venezuela– o a nuevos partidos que heredaron las viejas prácticas –como en Italia–. El perfil que marca actualmente España es el de la descomposición paulatina pero firme de los dos grandes partidos, especialmente con un acentuado nivel de pérdida de identidad en el Partido Socialista.

Lo que a mi juicio corresponde hacer es tratar de convertir instrumentos políticos como Izquierda Unida en elementos que catalicen la creación de esa base social que requerimos. Ignorar el análisis anterior puede convertir a IU en un partido que se limite a ver pasar de largo el proceso de transformación, no necesariamente positivo, llevado a cabo entonces por otros actores políticos.

Izquierda Unida debería aspirar a ser el dispositivo que active la creación de esa base social, sin pretender ser el centro dirigente del cambio. Ese centro corresponde a las personas cuya ideología busca dicho cambio. Otros colectivos, organizados en la periferia ideológica de IU, forman parte de esa base social potencial que necesitamos y, en consecuencia, son también compañeros de viaje.

Así, hay que romper con las viejas prácticas y mentalidad de un sistema político decadente. La lucha no puede darse enfrentando siglas o banderas, sino ideas, y ello conlleva aceptar también que hay un sector muy importante en la base social del PSOE que es igualmente necesario.

El reciente abucheo a la dirigente socialista Beatriz Talegón, en la manifestación del 16F, pone de relieve que aún nos queda camino por recorrer. Porque sin duda hay que combatir la hipocresía y oportunismo de quienes, como López Aguilar, pertenecieron a un Gobierno que agilizó los desahucios y ahora defienden lo contrario. Pero tampoco podemos ignorar que muchos militantes y votantes del PSOE no son corresponsables de las prácticas infames llevadas a cabo por los dirigentes de su partido.

En Alemania y Francia, importantes dirigentes socialistas, repletos de honestidad, dieron el salto hacia proyectos alternativos en Die Linke y Front de Gauche. En Grecia, la base social de Syriza proviene también, y lógicamente, de gran parte de la base social del antiguo PASOK. Y tanto en las recientes elecciones de Galicia como las de Catalunya, los votos de Alternativa Galega e ICV-EUiA también provenían de la antigua base social socialista. Y esa aglutinación de fuerzas probablemente ha generado círculos virtuosos que han animado a más personas a participar en el proyecto de transformación, al percibir utilidad y eficacia en el mismo.

En consecuencia, sería injusto y contraproducente estigmatizar a quienes han pertenecido o votado siglas que hoy representan el gran capital y el neoliberalismo más salvaje, puesto que las transformaciones no se realizan desde espacios minoritarios sino desde aquella base social de la que hemos hablado. Y el trabajo es construirla en torno al proyecto político y económico, es decir, en torno a un proyecto ideológico.

 

COMPARTIR: Facebook Twitter Pinterest Google Plus StumbleUpon Reddit Email

Comentarios

  1. Me temo que lo que se comenta en la entrada acabará siendo más de lo mismo. Una propuesta sencilla para debatir, por supuesto… porqué la veo coherentete… porque todos los partidos la ignoran, ni siquiera se acercan a ella tímidamente en sus programas… no olvidemos el inicio de la constitución de 1978, y la realidad en que nos movemos:

    Constitución Española:
    TÍTULO PRELIMINAR.
    Artículo 1.

    1. España se constituye en un Estado social y democrático de Derecho, que propugna como valores superiores de su ordenamiento jurídico la libertad, la justicia, la igualdad y el pluralismo político.

    2. La soberanía nacional reside en el pueblo español, del que emanan los poderes del Estado.

    3. LA FORMA POLÍTICA DEL ESTADO ESPAÑOL ES LA MONARQUÍA PARLAMENTARIA. (Realmente es constitucional, pero bueno.)

    Saludos.

    P.D. Para el que quiera hacer comparaciones entre cartas magnas:

    http://www.todoelderecho.com/SeccionInternacional/constituciones.htm

    NUEVO ARTÍCULO 99 DE LA CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA DE 1978:

    99.1.- El Presidente del Gobierno será elegido por el pueblo español una semana después de las elecciones al Congreso en una segunda vuelta electoral, en circunscripción única nacional, entre los candidatos de los dos partidos, federaciones, agrupaciones o coalición de electores, más votados en las elecciones al Congreso. Será designado Presidente electo, por la Junta Electoral Central, el candidato que haya obtenido mayor número de votos populares en esta segunda vuelta. El Presidente electo dejará inmediatamente de ser Diputado, cediendo su Acta al primer candidato no electo incluido en la lista electoral en la que aquél hubiere concurrido a las elecciones al Congreso .

    99.2. El candidato electo será investido Presidente del Gobierno ante el Rey y con la asistencia del Presidente del Congreso y del Tribunal Supremo. La investidura facultará al Presidente del Gobierno para el ejercicio de la función ejecutiva, en la que actuará con total independencia, limitándose al fiel y exacto cumplimiento de las Leyes aprobadas por las Cortes Generales, que vinculan y obligan al Poder Ejecutivo sin que éste pueda oponer veto alguno, ni siquiera suspensivo. El Presidente del Gobierno elegirá libremente a los Ministros, que en ningún caso podrán ser miembros del Poder Legislativo o Judicial.”

    99.3. Al Gobierno corresponde la potestad reglamentaria. En ningún caso las Cortes Generales podrán delegar en el Gobierno la facultad de dictar normas con rango de Ley. El Congreso, con el voto favorable de la mayoría absoluta de sus miembros, podrá disolver simultáneamente los Poderes Ejecutivo y Legislativo y convocar nuevas elecciones. La misma facultad corresponderá también al Presidente del Gobierno.

    99.4.- Los Títulos III, IV, V, VI y VIII se interpretarán de conformidad con el principio de separación e independencia de los Poderes del Estado.

    CAMBIO99

    PUBLICADO POR EDIT DICE: USA YAHOO!, GOOGLE APESTA EN 04:24 0 COMENTARIOS 
    ETIQUETAS: MANIFIESTO

    Consecuencias inmediatas

    Desde las primeras elecciones generales, autonómicas o locales que sigan a la aprobación de la modificación del Artículo 99 de la Constitución que proponemos, se hará evidentes los siguientes cambios:

    ::La desaparición del VOTO ÚTIL

    en las elecciones al Legislativo, que es una aberración antidemocrática. Ya no servirá para nada. El Jefe del Ejecutivo se elige en la Segunda Vuelta. Cada ciudadano votará en la Elecciones al Legislativo al partido de su real preferencia, no como ahora, que por culpa del voto útil está a punto de desaparecer el PCE. El Parlamento será mucho más plural, y conseguir una mayoría absoluta en el Legislativo será prácticamente imposible.

    ::La puesta en su lugar de los nacionalismos

    y, en general, de todos los partidos que medran como BISAGRAS, concediendo a uno u otro candidato con posibilidades de gobernar sus votos en la investidura. Ya no habrá más investidura de Poder Ejecutivo que la que otorga el Pueblo.

    ::El fin del Poder Único, Omnímodo e Impune

    porque la independencia de Poderes Ejecutivo y Legislativo se legitima desde las propias urnas. Y cada uno de dichos poderes defenderá su cuota de poder y sus propio intereses. La recelosa vigilancia del Legislativo sobre el Ejecutivo será, al fin, posible.

    ::El fin del rodillo parlamentario y de las leyes ad-hoc

    Nunca el partido del Ejecutivo tendría mayoría en el Legislativo, por la fragmentación real del voto popular. Las leyes serían discutidas y votadas artículo a artículo, aunque ello fuera más trabajoso. ¡Y que nadie nos venga con la “gobernabilidad” como excusa: porque esconden tras ella su querencia a la corrupción y el consenso! Gobernar es fácil, si se respetan las leyes vigentes, que no son cosa del Gobierno.

    ::El fin de la función del Rey

    como proponedor del Presidente del Gobierno. Su papel sería ya totalmente representativo.

    ::El final del federalismo galopante

    No habría más transferencias de competencias contra los deseos de los votantes. Porque el Gobierno no debería su investidura a los nacionalistas, sino al Pueblo. Y porque, sin necesidad, nadie transfiere su Poder. Los nacionalistas verán que se les acaba su capacidad de chantaje y se opondrán a esta medida. Pero ¿cómo van a justificar su oposición a que sea el Pueblo el que invista de poder? ¿Cómo?

    ::El fin del transfuguismo de diputados corruptos

    No se darán casos como los de la Comunidad de Madrid, en que dos diputados autonómicos socialistas, corrompidos por la derecha, votaron contra la investidura de su propio candidato.

    ::El fin de los escandalosos gobiernos de coalición

    que apartan del poder al partido más votado, como en Galicia, Canarias, Baleares y Cataluña. Será el Pueblo el que decida, no los cárteles de usurpadores de la voluntad popular.

    ::Fin de la disciplina de voto

    Las urnas separadas para Legislativo y Ejecutivo también debilitarán la disciplina de voto actual —o mandato imperativo, que es inconstitucional, por cierto—, ya que los ciudadanos empezarán a fijarse en la actuación concreta de los representantes de su circunscripción provincial en el Parlamento por un lado, y en el Presidente del Gobierno por otro. Los partidos grandes, al perder la baza de la elección encubierta del Presidente en las elecciones, tendrían que empezar a amoldarse a las distintas circunscripciones, moviendo a sus parlamentarios por los medios provinciales, hablando de la defensa de la provincia, incluso permitiéndoles oponerse a algunas leyes que en otras provincias deberán apoyar.

    ::El cambio constitucional no puede rechazarse

    por los partidos políticos sin que se patentice que lo único que les importa realmente a los mayoritarios es la defensa de sus intereses como casta funcionarial. No pueden negarse a ceder la investidura del Presidente del Ejecutivo al Pueblo, porque perderían toda su legitimidad como supuestos representantes del propio Pueblo Español.

    CAMBIO99

  2. No veo al régimen viniéndose abajo. Tenemos pelea para largo. Aunque el 80% de los encuestados contesten que piensan que hay mucha mentira y corrupción, esto no quiere decir que vayan a pasar de ahí, de “pensar”. No sé si se valora en su justa medida los porcentajes de población que viven fatal, medio bien, bien, muy bien y demasiado bien, a pesar de “la crisis”. Si, por ejemplo, hay un 20% de personas y familias que están muy abajo, con el 80% restante el poder jugará sus bazas. Creo que lo del “estallido social” es más un deseo de sectores concienciados en el fondo minoritarios. Efectivamente hace falta una base social que se movilice y sea activa en la consecución de cambios políticos, sociales y económicos; que confluya en una candidatura unitaria y bien organizada en torno a un programa de gobierno que enumere claramente las reformas concretas que va a abordar y de qué fuerza va a disponer ( y recabar de la ciudadanía), aparte de los votos, para que de verdad se puedan llevar a cabo. Tendría que ser una candidatura nueva, de acuerdo, pero entre las siglas actuales que se pelean entre sí también está IU y su PC como una más. Es mucha la gente la que recela, sobre todo del PC, y esto le quita capacidad catalizadora. Así que, amigo Alberto, vete pensando en otro catalizador. La gente de a pie votante del P(so)E es una cosa, los cuadros del partido son otra y de estos no se puede esperar nada. Hay toda una élite falsocialista, una psoeburguesía, muy bien remunerada por la oligarquía que nunca irá en contra de lo que ya forman parte. Tampoco hay que esperar una debacle del P(so)E, ni mucho menos. O sea, hay que seguir peleando, acumulando fuerzas, unificando y organizando, obteniendo logros parciales a la vez que explicando que los cambios en profundidad van a ser muy costosos, pues los poderosos no van a seguir las enseñanzas del Nazareno, por mucho que vayan a misa (o por esto precisamente), ni van a ceder jugando limpio y aceptando procedimientos verdaderamente democráticos; y que con sólo los votos y movilizaciones insuficientes en número y en actitud (de las de echar a correr fácilmente) no lo vamos a conseguir. Esto último tiene que tenerse bien presente para no darnos (o que nos den) el batacazo.

  3. Apreciado Alberto.

    La Izquierda Unida actual, tal como tú apuntas, NO sirve. Pero nada hace vislumbrar que SERVIRÁ más adelante.

    Mucho tendrían que cambiar sus voces más señeras, entre las que no te incluyo, pues tú estarías entre las más capacitadas, si no la más, a mi modo de ver.

    Tanto tus posts, como tus conferencias colgadas en Youtube, como tus intervencines televisivas, así como tus escritos, tanto en solitario o en colaboración, me llevan a preguntarme cada vez con más perplejidada qué haces aún en esa adocenada coalición. Pero bueno…

    Como muy bien argumenta Carlos Taibo en una reciente entrevista que le hacen en Kaosenlared, a tus correligionarios les puede el “cortoplacismo”. Por poner sólo un ejemplo de su supuesta lucidez o falta de miopía, ¿cuántos de entre esas cabezas más señeras conocen el discurso de un Emilio Lledó o de un Boaventura de Sousa Santos?¿Tienes realmente oportunidad de hablar con tus compañeros dentro de ese paradigma desligado ya de su discurso casi aún decimonónico?

    Para abrir boca en relación a lo que aquí expreso, abajo dejo una de las respuestas en la susodicha entrevista que he puesto de ejemplo (no sé si este campo permite que aparezca bien consignada más abajo la dirección, pero puede encontrarse fácilmente entre las entradas del sábado 9 de Febrero de 2013 en dicha publicación):

    “En un artículo hablabas de pagar “las otras deudas”: con las mujeres, con los países del Sur y con la Tierra. ¿Cómo se incluyen estas demandas históricas en las luchas actuales?

    Se incluyen mal. Si hablamos de la izquierda tradicional, no tienen presencia. Cuando uno analiza lo que proponen las cúpulas de CCOO y UGT, o la propia dirección de IU –aunque habría que matizar más porque esta última programáticamente puede coquetear con esto–, descubre que el horizonte es de un cortoplacismo aberrante. Estas luchas están marginadas. En el mundo alternativo es diferente. Por ejemplo, esta argumentación cala inmediatamente en las asambleas populares del 15M. Se entiende que no podemos estar aquí peleando sólo por defender los puestos de trabajo o contra los desahucios si no tomamos en consideración esas tres deudas. Esto tiene que ver con un problema general de la vertebración mental de nuestras sociedades: el discurso dominante es aberrantemente cortoplacista y cortogeográfico. Sólo interesa lo que está “al lado”.”

    http://www.kaosenlared.net/component/k2/item/46623-entrevista-a-carlos-taibo-%E2%80%9Cel-discurso-pol%C3%ADtico-de-la-izquierda-tradicional-es-aberrantemente-cortoplacista%E2%80%9D.html

    En cualquier caso tú continúas teniendo mi admiración. Es una verdadera lástima que no exista ni un partido ni un sistema verdaderamente democrático en este país en el que personas como tú luzcáis más de forma efectiva.

    Un respetuoso saludo.

    Eduardo.

  4. Esperemos que tanta corrupción, tanta crisis, tanto paro, y otros temas (Cataluña, Monarquía, etc) no pongan a prueba las costuras de la democracia, esperemo… yestheycan.blogspot.com

  5. NO ES NECESARIO CONSTITUIR UNA BASE SOCIAL
    La base social existe o no existe(es objetiva), ahora bien se constituye en sí o no (es decir, toma o no conciencia subjetiva de sí misma). Cuestión distinta es sí la base social toma conciencia de tal, sí esta llega como bien plante AG a tomar conciencia: “Se trata, en definitiva, de lograr que la ciudadanía que sufre bajadas salariales, recortes en los servicios públicos y desahucios vean las mismas causas en el origen de esos distintos procesos. Que compartan, dicho de otra forma, un diagnóstico político de lo que está fallando”. Dicho en otras palabras que la base social objetiva tome conciencia de sí, comprendiendo que las distintas formas en que se ven afectados no son más que expresiones diferentes del mismo conflicto.
    AG continua diciendo: “Desde ese punto de partida es posible cohesionar a la ciudadanía en torno al proyecto político y económico, y si existe una organización de ese proyecto será factible poner en marcha el proceso de cambio”.
    Para llegar a ese punto, que AG califica de partida previamente hay que hacer el camino. En ocasiones será andando, otras corriendo o/y en bólido o tortuga, dependiendo del propio movimiento general de la ciudadanía y sus expresiones colectivas. Pero que nunca será un punto de partida sin una andadura previa, es más bien un punto y seguido. Dado qué exista un proyecto político y económico-social en torno al que cohesionar a la mayoría social, será producto de la maduración de las distintas expresiones en el marco de las movilizaciones. No puede ser el experimento de un laboratorio partidario o asambleario, horizontal o representativo…, sino fruto del encuentro y la maduración en las movilizaciones, junto a la compresión general de que las distintas manifestaciones sociales, civiles, laborales, sanitarias, educativas, crecimiento, empleo, ecología…, no son más que manifestaciones del conflicto social entre los intereses de la oligarquía y el 99% de nuestra sociedad. Que no es un problema de gasto sino de redistribución del ingreso, que no es un problema de deuda sino de crecimiento, que no es déficit de la seguridad social sino desempleo.
    Que la ciudadanía comprenda dicho carácter general no es imposible, la labor real se encuentra en crear la plataforma socio-política que aglutine todas las fuerzas y que la mayoría social se vea representada en ella.
    Como se ha dicho, es un camino ya iniciado e indeterminado, pero sobre el que tenemos que observar al respecto de IU que mal irían enfocando las cosas sí: “Lo que a mi juicio corresponde hacer es tratar de convertir instrumentos políticos como Izquierda Unida en elementos que catalicen la creación de esa base social que requerimos. Ignorar el análisis anterior puede convertir a IU en un partido que se limite a ver pasar de largo el proceso de transformación, no necesariamente positivo, llevado a cabo entonces por otros actores políticos.
    Izquierda Unida debería aspirar a ser el dispositivo que active la creación de esa base social, sin pretender ser el centro dirigente del cambio. Ese centro corresponde a las personas cuya ideología busca dicho cambio. Otros colectivos, organizados en la periferia ideológica de IU, forman parte de esa base social potencial que necesitamos y, en consecuencia, son también compañeros de viaje.
    Así, hay que romper con las viejas prácticas y mentalidad de un sistema político decadente. La lucha no puede darse enfrentando siglas o banderas, sino ideas, y ello conlleva aceptar también que hay un sector muy importante en la base social del PSOE que es igualmente necesario”.
    Izquierda Unida debe ser un catalizador más como plantea AG, pero plantear que sea el dispositivo que cree la base social sin pretender ser el centro dirigente del cambio, implica un contrasentido. No se puede ser el instrumento que crea una base social sin a la vez ser el dirigente de ella. Interpretando el sentido general de las palabras de AG, entiendo que quería decir que IU debía participar como un catalizador más en la activación de la base o mayoría social.
    Dicho lo anterior, entrar a divagar sobre a quién corresponde el centro o extrarradio de la posible y futurible plataforma, es colocar el carro por delante de las fuerzas de tracción. Plantear dicho debate no sólo es un error sino una distorsión de antes de partida.
    En estos momentos comenzar a plantear y compartir la necesidad de un movimiento ciudadan@ que de respuesta política global, que las movilizaciones vayan alcanzando perspectiva general y comprendiendo que la defensa de un Estado social implica un proceso constituyente, es avanzar en ese camino.
    Cuando en virtud de su propia maduración la futurible y factible plataforma unitaria vaya dilucidando sus propuestas programáticas, fórmulas de representación y toma decisión, fórmulas de participación y comunicación. También autónomamente deberá dilucidar quiénes serán su centro o caras visibles, quiénes las representaran mejor para trasladar el discurso compartido con la mayoría social con credibilidad ante ésta.
    Igualmente, a aquellos que pretenden proyectos o plataformas que aglutinen mayorías sociales de izquierda alternativa obviando a IU, habría que recordarles que ésta es la única fuerza política alternativa con implantación en el conjunto del Estado.
    Que más allá de la representación actual (muy superior a cualquier otra izquierda alternativa), así como de su voluntad de aunar esfuerzos (iniciativa, la Chunta o alternativa galega de izquierdas), las encuestas la sitúan en una inercia propia de crecimiento.
    Por lo que pensar hoy en articular en el Estado español una plataforma socio-política alternativa, desde el progreso y las izquierdas, a la alternancia del PPSOE excluyendo a IU no sólo es distorsionar de partida su nacimiento sino abortar el proyecto antes del cigoto.

    Saludos Cordiales Barbarie o Democracia

  6. Respecto la responsabilidad objetiva de IU en la conformación de dicha plataforma, el grupo prisa lo tiene clarísimo, por eso daba voz en el PAIS a otras formaciones además de las alternantes, mientras ignoraba la voz de IU (tercera fuerza política en el estado).

  7. Para que este artículo tenga un mínimo de credibilidad debéis empezar por un cambio en la propia IU. Si alguien alimenta la política de lucha de siglas ese es Cayo Lara y sus intentos de represión de IU de Extremadura. Pero sobre todo lo que más me indigna es vuestra vergonzosa política de vasallaje en Andalucía, da asco. Os han engañado como a tontos dandoos consejerías sin competencias a cambio de dar la cara por un régimen caciquil y nepotista. Me gustan tus artículos de economía pero no puedo creerte hoy.

  8. @Pedro. ¿Eres afiliado o simpatizante del PP Andalucia? Tu “debeis” implica que no eres afiliado a IU. Pero te preocupas por “la represión” interna de Cayo Lara en Extremadura, aunque se respeta la decisión democrática de ésta. El “asco” que te da la participación en el gobierno andaluz (señera diferencial en España de gobierno autonómico), así como la consideración de tontos que dan barato la cara. Hace pensar que más bien eres andaluz o resides en Andalucia, y probablemente desearías para ella una situación similar a la extremeña, lo que unido al hecho de no ser de IU ¿parece que eres del PP de Andalucia? !eres muyyyyy maaaaaalo!.
    Lo que despista un poco es que te gusten las opiniones económicas de AG, quizás lo digas para descafeinar un poco la excitación agresiva de la crítica que la antecede. En cualquier caso el hecho de ser afiliado o simpatizante del PP andaluz, no quita valor a tu mensaje o discurso, pero si nos orientan en el por qué de su simplicidad torticera y la fuerza agresiva de los epitetos, denotativa de carga emocional en la expresión, que podríamos resumir en: Cayo Lara es un dictador represor de los extremeños de IU, y los andaluces de IU me dais asco por que sois tontos por venderos barato para dar la cara. Ergo das más fuerza y carga emocional al hecho andaluz, te sitúas como algo ajeno a IU “debeis” y defiendes la posición de IU-extremadura, eres del PP-Andaluz.
    Sin embargo, los andaluces paracen tener claro que la diferenciación de las políticas del Gobierno andaluz, independientemente de las Consejerías que tenga IU, en gran parte se debe a su presencia en el gobierno.

  9. A pesar del análisis lingüístico y del intento de falacia ad hominem, no me gusta el PP. De hecho lo he padecido en mi municipio. Digo “debéis” por que no soy afiliado a IU y creo que no es necesario serlo para escribir aquí. Sí, me gustan las opiniones económicas de Alberto Garzón por eso leo esta página web, así como las de Juan Torres López con cuyo manual de Economía Política tuve la suerte de estudiar la materia. La agresividad de la crítica se debe a la indignación que produce que las políticas caciquiles las hagan los que me gustan, a los que votaba la mayoría de las veces. Me disculpo por el tono si no se considera adecuado. Que el PP haga de la administración que gobierna un cortijo lo espero, pero no que lo hagan quienes dicen defender la igualdad y publicitan que hacen políticas diferentes. No has resumido bien mi discurso. Cayo Lara ha intentado boicotear al lider extremeño de Extremadura paro su candidatura fracasó en la asamblea que mencionas. Decir que me dan asco los andaluces de IU y que pienso que son tontos es una manipulación que no tiene nada que ver con lo que he dicho. En todo caso, si alguien piensa eso le pido disculpas. Lo que me da asco es el vasallaje de IU en Andalucía. Pienso que los que firmaron el acuerdo de gobierno han sido engañados como tontos porque lo contrario me indignaría aún más. Han vaciado la vicepresidencia de competencias que las tiene ahora la Consejería de Presidencia y te dan la Consejería de Fomento y Vivienda cuando ni se invierte en obra pública ni se construye. Mi opinión no es simple ni injusta. Es más simple pensar que en Andalucía se gobierna diferente sólo porque está IU. También es simple pensar que por ser crítico con una posición de izquierdas hay que ser del PP o “facha”. Me temo que mi crítica os viene por la izquierda y no me la he inventado yo. Espero que en lugar de análisis lingüísticos analicéis mejor las políticas del PSOE e IU en Andalucía ya que he creido entender en este artículo que lo importante son las políticas y no las siglas. Espero haber aclarado mi comentario anterior y pido disculpas si el tono no ha sido el adecuado.

  10. Tu crítica es de derechas y tienes razón no te la inventas, la primicia del argumentario es del PP.
    @Pedro, sí el tono denotaba carga emotiva, decir que da asco la política de Iu en Andalucia y tildarla de vasallaje, al tiempo que tratar de tontos a los afiliados de IU en Andalucia así lo demuestra. Al tiempo que aseverar que se han vendido barato para lavar la cara a un régimen caciquil y nepotista. Sustentar la probalidad de que eres del PP, no es más que producto de la coincidencia argumental con las posiciones de dicho partido.
    Pues curiosamente no entras a criticar en lo concreto el desarrollo de la política del gobierno andaluz, sino simplemente realizar dichas aseveraciones genéricas difundidas por el PP.
    Decir que no he resumido bien tu discurso, no responde a la realidad. En tu comentario hablabas de represión por parte de Cayo Lara ahora de boicot(cosa diferente), la ralidad es que se han respetado las decisiones de IU-Extremadura. Cosa distinta es lo planteado,otra vez torticeramente, por tí: que haya en Extremadura posiciones en IU que no coincidan con la abstención facilitadora del gobierno del PP allí, no es nada extraño, es más que allán posiciones diferentes en IU no es extraño, que se presenten varios candidatos tampoco. Lo cierto es que hay respeto a las decisiones de IU extremadura, aunque no se compartan por muchos afiliados en IU, incluid@s la casi unánime dirección federal, no sólo Cayo Lara.
    Por lo demás informarte que al igual que en el caso extremeño, las posiciones en torno al pacto de gobierno en Andalucia también fué votado en Referendúm por tod@s l@s afiliad@s con un altísimo % de participación.
    Para que quede claro quién dice qué, me limito a reproducir tus palabras:”Pero sobre todo lo que más me indigna es vuestra vergonzosa política de vasallaje en Andalucía, da asco.”
    “Os han engañado como a tontos dandoos consejerías sin competencias a cambio de dar la cara por un régimen caciquil y nepotista.”
    Como ves pedir disculpas si crees qué es injusto lo dicho no esta demás. Tienes razón tanto tu crítica como tu argumentario no lo has inventado tú, ni en las primeras aseveraciones, ni en lo de las Consejerías sin peso, la primicia de éstas es del PP.
    Efectivamente es simple “pensar que en Andalucía se gobierna diferente sólo porque está IU”, pero dicho ésto por tí ¿significa qué reconoces el hecho diferencial del gobierno andaluz?. También es simple pensar “que por ser crítico con una posición de izquierdas hay que ser del PP o facha”, pero establecer dicha conexión por la coincidencia del argumentario no lo es tanto.
    Vuelvo a insistir, probablemente seas de izquierdas, pero tu argumentario, tu razonamiento, tu crítica no viene por la izquierda sino que coincide con la de la derecha del PP y el tea party. Sería una crítica por la izquierda si denostaras la acción de gobierno en sanidad, educación, prestacines sociales, medioambiemte, ante los desahucios … . Pero éste no es el caso, luego no es una crítica por la izquierda. Por lo que te recomiendo que en la próxima ocasión, no te límites a repetir las aseveraciones y mensajes de la derecha si no quieres ser identificado con ella, y te dediques a criticar las políticas en el gobierno andaluz. Espero haberte ayudado a comprender una visión diferente de tu discurso; a qué entiendas la identificación con la derecha por la coincidencia en el argumentario y, la exclusión u obviación de un argumentario de izquierdas vinculado a las politicas de recortes y contrarreformas.
    El hecho de ser afiliado al PP, no implica impedimento alguno a escribir aquí hasta ahora. He de decir que en mi planteamiento la supuesta afiliación intentaba explicar la animosidad ante el cuestionamiento de la posición extremeña y la carga emocional negativa ante la andaluza. Pero al respecto, es de recordar que mencionaba el hecho de no invalidarse el razonamiento por el hecho de su origen o mensajero, sino por la simplicidad del mismo. Simplicidad que se basaba en un conjunto de aseveraciones sin análisis, explicación o fundamento.

  11. Sobre Talegón: “tampoco podemos ignorar que muchos militantes y votantes del PSOE no son corresponsables de las prácticas infames llevadas a cabo por los dirigentes de su partido”. Pero entonces, ¿por qué no dimite y sigue haciendo política en otra formación? No creo que se le critique por ser el PSOE, sino por ser crítica con el PSOE pero a la vez seguir pagando la cuota de miembro del partido. Si eres crítico con el PSOE y no puedes aguantar u falta de coherencia, sé coherente tú y bórrate. Y que siga haciendo política como haces tú. ¿Qué opinas?

  12. Manuel, todos los militantes de los partidos son corresponsables de lo que hacen sus dirigentes, la falta de democracia en los partidos es por su culpa, ya que deberian de haberse levantado en contra de las formulas de llegar sus dirigentes al poder en ellos. Es muy bonito ser militante y criticar en la mesa de la cocina pero al ir al partido dejarse camelar por el dirigente de turno al recibir una palmadita de agradecimiento por su voto.

Trackbacks for this post

Dejar un comentario

You can use these tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Participa! ¿conoces el trabajo de Alberto Garzón en el Congreso?