Esta vez no tendrán una izquierda de orden

Publicado en el diario.es

Lo que conocemos vulgarmente como política no es otra cosa que un gran escenario teatralizado donde se suceden los personajes, las máscaras, los relatos y tantos otros componentes de la interpretación. En ese escenario cobran especial importancia los discursos, la retórica, las habilidades de unos y otros para seducir o para hacer reír y llorar; para ganarse al público, en definitiva. En ese plano todos parecen iguales -pues todos juegan a lo mismo- aunque el guión otorgue papeles desiguales. Y siempre hay oportunidad para los giros argumentales en esta obra sin fin. Si el espectador se despista, todo lo que ve le parecerá real y sincero y no percibirá que es, en realidad, un escenario.

Partido Popular y Partido Socialista son dos de esos personajes. Sus papeles son polifacéticos y controvertidos pero se reconocen mutuamente como perfectos antagonistas. Y es precisamente ese rol, el del antagonista, el que ha nutrido de coherencia, y de seguidores, a ambos personajes. Sin embargo, un fino analista siempre habrá de mirar hacia los bastidores, pues nunca es oro todo lo que reluce.

Tras la crisis económica de 2008 una contradicción emergió sobre el sistema político español. La costura de la bambalina se resquebrajó, y la obra de teatro colapsó parcialmente. Los espectadores empezaron a ver lo que había detrás. Tras el 20 de diciembre de 2015 la presión se focalizó sobre el PSOE, ahora necesitado de ciertos giros argumentales para no revelar su verdadera naturaleza, esto es, para no reconocer que estaba actuando, que era un personaje. Pero diez meses más tarde, el 23 de Octubre de 2016, el PSOE tiró la toalla. Definitivamente, dijo, era imposible encontrar un nuevo papel como protagonista principal.

Erraríamos el tiro si así creyésemos que hablamos sólo de una cuestión literaria. En sus análisis de la coyuntura política francesa del siglo XIX, un lúcido Karl Marx defendió que la política es representación, escenario de interpretación, como contracara de lo que sucede en la base material de la sociedad. Los partidos políticos se disputan su base social en torno a discursos y representación, pero tienen una correspondencia con lo que sucede en la realidad material, esto es, en la economía. Marx negó que existiera una correspondencia exacta, así que hoy en día el PP no sería exactamente el partido de los grandes empresarios como tampoco el PSOE lo sería de los trabajadores. Las cosas son más complicadas.

El personaje del PSOE ha tenido desde siempre un papel de defensa de los trabajadores, y esto le ha permitido despertar las simpatías de una base social muy amplia en el sector de la izquierda sociológica. Pero cuando el espectador comprueba que detrás de bastidores lo que hay es una incongruencia, una contradicción, con lo que él veía y escuchaba, una crisis particular emerge. Así sucedió en mayo de 2010, con los recortes de Zapatero; en agosto de 2011, con la modificación de la Constitución; y ahora en octubre de 2016 con la investidura a Rajoy. El desgaste es progresivo, y sin embargo rápido. No obstante, aún quedan muchos cuadros que se rebelan y defienden una posición de congruencia entre relato y realidad, como también quedan militantes que cantan la Internacional a las puertas de Ferraz esperando que no sea real, que no sea verdad, lo que han visto tras el telón.

Un fino analista, como decía, debe ser capaz de ver y estudiar todo lo que esté a su alcance, con el objeto de evitar ser engañado por trucos de prestidigitación y elocuencia. Si uno obra así habrá tenido oportunidad de comprobar, por ejemplo, quién manda realmente en el PSOE. Pues no es la base social, ni la militancia ni tampoco los cuadros que aún creen en el relato. Es la oligarquía que, como ya advirtió Robert Michels allá por 1921, gobierna de facto todos los partidos de masas en su época de madurez. El tipo de organización, jerárquica y clientelar, define los márgenes de actuación de unos y otros en el seno de los partidos políticos modernos y, en suma, concede a la oligarquía una suerte de capacidad extra para imponer decisiones políticas. No quiere esto decir que dichas decisiones no tengan costes, o que tal oligarquía no sepa verlos, sino que, sencillamente, hay personas con más poder que otras. Es más, con un poder clave.

¿Y quién hay detrás de la estructura del PSOE? Pues una élite, estructurada en torno a Felipe González y su círculo de confianza, ideológicamente reunida en la convencida defensa del régimen económico-político español nacido en 1978. Las relaciones de estas personas con el mundo empresarial son harto conocidas, bien porque durante los años de gobierno se entrelazaron hasta niveles obscenos, como el caso de las puertas giratorias, bien porque actualmente son los puentes entre el poder institucional del PSOE y las grandes empresas. En realidad, no es casualidad que las grandes empresas andaluzas no hayan apostado nunca por el PP andaluz; no les resulta necesario, allí su mejor representante es el PSOE de Susana Díaz. Por eso detrás de las bambalinas lo que vemos es a un apuntador, ¡que resulta ser el mismo para el personaje del PP que del PSOE! He ahí nuestra actual sorpresa, ¡siguen el mismo guión, al mismo guionista, al mismo dramaturgo!

En El 18 brumario de Luis Bonaparte, Marx puso de relieve la contradicción que emergió durante la breve II República francesa (1848-1852) cuando dos grandes partidos, los orleanistas y los legitimistas, ambos monárquicos, se unieron en lo que se llamó el Gran Partido de Orden. Hay dos aspectos simbólicos en aquel caso histórico. En primer lugar, ambos se unieron a pesar de representar a sectores sociales distintos, pues unos representaban a la burguesía financiera y otros a los terratenientes. En segundo lugar, aunque ambos eran monárquicos, cada uno de ellos defendía una dinastía distinta. Sin embargo, el terreno de juego de su unión fue el de ¡la república! Marx no tenía ninguna duda de la razón que les había unido en tan contradictorio matrimonio: el Orden. Es decir, el Orden frente a los socialistas y sus revoluciones.

Es fácil ver cómo, en realidad, lo que hemos llamado el bipartidismo no deja de ser otro Gran Partido del Orden a la española. Ahora bien, esto no es, tampoco, una novedad. Dejando de lado lo sucedido en las últimas décadas, en las que ambos partidos se han puesto de acuerdo –o más aún: trabajado codo con codo- en relación a temas de crucial importancia, como la construcción europea o la consolidación del modelo de crecimiento español, tenemos un ejemplo notable en el marco de la crisis económica. Hemos apuntado ya algunos ejemplos, pero convendría recordar que cuando Susana Díaz intentó por primera vez expulsar a IU del gobierno andaluz, en el caso de los desahucios de La Corrala, lo hizo en nombre de la estabilidad. Con estabilidad decían orden, y con orden decían régimen del 78.

Para algunos observadores puede ser llamativo que en los últimos meses Susana Díaz haya recuperado la figura de Carrillo. Lo hizo durante la campaña electoral y lo hace a menudo. En realidad elogia a Carrillo porque éste también fue de orden, es decir, defensor del régimen –aunque por motivos bien distintos. Susana no da puntada sin hilo y trata de seducir, subida de nuevo en el escenario, a los neocarrillistas que, conscientemente o no, no apuestan o incluso rechazan la ruptura democrática.

Y aquí es donde llegamos a la última parte de esta breve historia. A lo que sucedió entre diciembre de 2015 y octubre de 2016. Diez meses que han dado para mucho. En este tiempo la contradicción del PSOE, que es la contradicción del régimen, ha aguantado echando la pelota hacia delante. Es más, intentaron un giro argumental, muy bien pensado por cierto, según el cual era posible seguir siendo antagónico al PP sin, en cambio, ser alternativa real. La alianza con Ciudadanos, partido comodín, era el último refugio que le quedaba al PSOE antes de enfrentar definitivamente la contradicción. El PSOE movió cielo y tierra, y los mismos altavoces que ahora han descabezado a Sánchez fueron entonces los que trataron de alentar la salida reformista dentro de Izquierda Unida y de Podemos; los mismos que criminalizaron las posiciones rupturistas o radicales de nuestras organizaciones. Los mismos que, como Susana Díaz, consideraron que los Maillo, Garzón o Iglesias éramos el problema por ser los radicales. Si no hubiéramos aguantado, si hubiésemos cedido a la presión y a la tensión, el PSOE nunca hubiera tenido que enfrentar realmente su contradicción y el régimen habría salvado la situación temporalmente.

Pero no ha sido así. La bambalina está ya en los suelos y el escenario político ha dejado paso a la realidad material. Detrás de Pedro Sánchez había una oligarquía, y detrás de ella están las grandes empresas. Todos ellos aparcan ahora sus diferencias, sean del tipo que sean, porque lo que más importa es el Orden. Su Orden, su Régimen, su corrupción, sus negocios, su riqueza. El aparente antagonismo del relato ha caído, y hemos visto otro antagonismo, más crudo, más directo y más real: el de las verdaderas formas de representación en que se organizan las clases sociales en nuestro país. Nuestro turno, por lo tanto, es ahora. Con las bambalinas en el suelo nos toca romper con este guión de farsantes, recomponer los imaginarios para que obedezcan a la cruda realidad y sobre todo ser voz y cuerpo de nuestra clase social, de las millones de personas que sufren las consecuencias de la crisis y del capitalismo.

COMPARTIR: Facebook Twitter Pinterest Google Plus StumbleUpon Reddit Email

Comentarios

  1. Y allgunos envian regalos a los camerinos.

    Pero hay cosas, aparentemente menores, que no acabo de discernir.
    Para añadirse al PP es suficiente que los partidarios de ello lo hagan, esperaba que diesen libertad de voto para quedar bien (no creo que el PP se enfade si los otros 74, perdón 40, escenifican continuar con su posición) .
    Opción 1. ¿Hacer votar a todos para tapar a los tamayos?… No, porque ya se han descubierto
    2. ¿Dar problemas al PSC? ¿Con que intención? ¿Que ganen los que han perdido en el PSC y se añadan al millón de independentistas?
    3. ¿Liquidar la empresa? Dicen que por partes se vende mejor.

  2. José, la cuestión es lapidar a los disidentes, para recortar al PSOE del próximo Congreso de forma que: acepte sin problema alguno el procedimiento que establezca la gestora; no hayan iniciativas estatutarias desde la base que jodan los planes de la gestora; asegure la Victoria de la filosofía e interés político de l@s representad@s por la gestora, y se impida la de los disidentes. Postura de l@s disident@s que podría cristalizar ante el próximo Congreso del PSOE, en que se recupere el no es no y posible moción de censura con candidato alternativo, explorando todas las posibilidades sin excluir ninguna.
    Ésta es la lectura a la que llegarón para dar el golpe interno y ofrecer el bochornoso espectáculo, no van ahora que controlan la gestora y el proceso, a permitir lo que tanto temían, la libre expresión de los militantes . Sólo les queda recortar a esa militancia, para que encaje en su zapato Congresual y esperar a que pase el tiempo- una legislatura completa- para recuperarse. Difícil lo tienen, pero dirán ell@s que más difícil lo tenía Rajoy, y fíjate ha acabado con apoyo incondicional del PSOE, dejando a C’s como aderezo. La batalla del PSOE no ha hecho más que comenzar y su resultado es incierto, con independencia de quién se haga con la dirección de las siglas.

    Saludos.

    • Hace años leí en algún sitio que para que nada cambie los iban a cambiar a todos, y ya van unos cuentos cambios.
      Es que los disidentes son ellos y están intentando vender una fantasía que le sirve al PP pero a ellos no. Seguramente que donde intervengan los militantes van a perder con muchos o con pocos, sospecho que muchos han quemado su carrera política.
      Quizá los que mandan quisieron repetir el modelo catalán de CiU y ERC, y el PSOE pretendía emular a ERC, pero en España las cosas no son tan fáciles, ERC no tenía posibilidad de gobierno y tampoco tuvieron un cambio postelectoral.
      Cuano haya una nueva dirección los parlamentarios ya estarán acostumbrados a adaptarse al PP, una moción de censura no properaría. Si hubiesen hecho un pacto quizá podrían romperlo, pero lo que se da no se quita. Será el PP el que marque los tiempos y habrá elecciones cuando le interese al PP. (Que además es la medida de todas las cosas… cuando hace, o va… está bien, cuando lo mismo lo hacen los otros está mal)
      Una legislatura para recuperarse… y dejar el sitio a otro.
      Puede que la última oportunidad del PSOE pasase cuando dimitió Sanchez. Si se hubiese hecho con la situción podía haber ganado credibiliad y multiplicaría la mejora lograda del 0,66%.

      Saludos.

      • José, totalmente de acuerdo, la dinámica descrita antes no contradice tus palabras, más bien es complementaria y la desarrolla. El término disidentes se usa respecto de la dirección, no de las bases, sean militantes, plebs o pueblo, y califica a quiénes no comparten posición con ella(gestora del PSOE).
        La ruptura de hecho ha sido ya, en el Cte. Federal del golpe interno, pero ese ha sido el primer acto; el segundo la abstención oficial; y el tercero su Congreso. Y para que las bases no puedan decidir, hay que recortarlas, encajonarlas, impedir su expresión; uno de los medios, es aburrirlos y que se marchen. Por qué las líneas políticas a defender en su Congreso ya están definidas fuertemente, provocarón la ruptura. Y la prueba del algodón para ver cúan de izquierdas son, será el NO ES NO, optar por un gobierno alternativo. Después vendrá el cuarto acto, que si la gestora no ha calzado la base a su Congreso, será o la ruptura oficial y formal o gobierno alternativo. Para evitar eso, la gestora que pretende representar las siglas del PSOE, debe recortar, minorar, expulsar, aburrir a to bicho viviente antes del Congreso PSOE.
        Pero como dices, quiénes representan la gestora tienen complicado vestirse de izquierda, y a ello les tendrá que ayudar el gobierno del PP. ¿Recibirán la ayuda del PP?
        Una vez en el gobierno, con C’s 170 y pactos con PNV y CDC u otros para sacar presupuestos… , ¿qué beneficio tendrán de ello?. Jugará el PP a una oposición débil del PSOE como alternativa asistida, o pensaran en el rédito de UP como en la vieja AP frente al PSOE; o mejor aún en la medida de lo posible harán ambas cosas .
        Total el PSOE de la gestora está entregado al PP, con independencia de su voluntad (aunque ha sido ésta quién les ha colocado ahí), si joden más que ayudan retiran el óxigeno asistido y a elecciones. El PSOE que niega el gobierno al PP tiene difícil la recuperación, pero de los dos es el único viable con sus siglas u otras. ¿Pero, qué hará el PP? Ya lo decía Tucídides, padre del realismo político: “los poderosos hacen cuanto pueden y los débiles sufren cuanto deben”.
        Total José, como dijo Jose que no aparece ya por estos páramos, si Dios mediante no lo remedia, tenemos PP pa muchos años y con Rajoy. Todos se reían del bonachón de Maruhenda, pero con perspectiva parece que algo de razón tenía, por lo menos en lo tocante a la capacidad de supervivencia de Rajoy. todos cambian menos él.

        Saludos.

  3. De la lectura del post parece que hemos triunfado y conseguido los objetivos, aunque comparta casi todo lo dicho, deja perplejo. Y la utilización vacua de neocarrillistas, parece que se dirige a compañer@s de IU, y en forma genérica, son prácticas que recuerdan lo que se critica. La verdad es que deja perplejo, y tras la perplejidad vienen las preguntas.

    Saludos.

  4. La cruda realidad es que “Detrás de Pedro Sánchez había una oligarquía, y detrás de ella están las grandes empresas.”
    Y con la iglesia hemos topado, amigo Sancho…

    Saludos

  5. Mark, si no digo lo contrario, pero estarás conmigo que no podemos leer lo ocurrido en clave de triunfo -no es cierto-; ni podemos congratularnos de agudizar las contradicciones con dicho resultado. Por qué Mark, del Pedro que hablas, es el mismo contra quiénes actuaron las mismas grandes empresas; o no es lo que andamos diciendo a diario sobre el golpe de la mafia en el interno del PSOE. No soy Sancho, si peco es de Quijote, pero la incoherencia es mucha. Por eso se renquea: Andar o moverse como renco, oscilando a un lado y a otro a trompicones.

    Abrazos.

  6. De triunfo lo leerá el PP.
    Pero nada se opone a que cada uno se alegre por lo que le beneficia la situación porque no solo han dado el gobierno al PP gratis, también han dado la oposicion a UP gratis.
    Que las maniobras, han destapado a mucha gente, sean caras también es bueno.
    Poner de manifiesto que los partidos obligan a los electos a votar una cosa y la contraria tambien tiene su valor.
    ¿Quien era el que quería que Podemos hiciese un PESOE con el PESOE?

    Saludos

  7. José, de triunfo lo lee Garzón en este post, y no sólo eso, sino que llega a identificar como iguales a quiénes han dado el golpe interno del PSOE, con todos, incluidos los 450 intelectuales que firmaron por el acuerdo de PSOE, PODEMOS y C’s.
    Bien es cierto que la oposición real la tiene UP, pero desvelar no es ganar, pues cuando la verdad no colige en movilización y alternativa, produce frustración y conformismo. Y José, alternativa creible y posible demandas frecuentemente en este blog. Así que es cierto, la oposición real en la institución es encabezada por UP, pero ello no infiere que se obtengan réditos para las clases populares, ni ahora, ni a futuro, pues es oposición.
    José ultimamente veo muchas incoherencias, Jose dice que son manieristas: a su manera. Las incoherencias parecen precipitadas y por ende pueden responder a tapar agujeros; los únicos agujeros que se me ocurren tan urgentes son las segundas vueltas de los Congresos en comunidades de IU, leí que días pasados en Valencia no gano su candidat@.
    De seguir así las cosas se apuntará uno al misticismo ideológico de izquierdas y al nihilismo político. De chic@ era un irredento extremista del marxismo-leninismo-…., la dictadura del proletariado, y demás. Con los años fuí perdiendo Dioses, Reyes y Tribunos, sólo me queda el esfuerzo redentor, y las energías flaquean.
    Jose aprovecho para enviarte un abrazo, me alegro de leerte.

    Saludos Cordiales.

    • Seguramente que no domino mucho el leguaje partidario de izquierda. El comentario de Garzón me pareció correcto, no me dice nada nuevo pero puede que a otros si se lo diga. Se ha olvidado de Felípe Gonzalez en una parte y quizá le sobrevalora en otra…
      Con el escenario caido otros personajes pueden tener su oportunidad… incluso algunas veces hay un espectador que se hace con la situación.
      Que los espectadores estaban contentos y da pena la desilusión… los desengaños no gustan… pero es que tampoco se conformaban con la entrada.
      Quizá UP tiene una oportunidad de demostrar algo porque es posble que lo que dice para los partidos viejos sirva para los nuevos.
      Corren muchos dosieres, no me parece mal la rotación de lideres, si ganó el candidato de las bases ya esta bien… claro que entre elección y elección los enemigos son los propios pero hay que vivir con ello.
      No hace falta redimir a nadie pero hay que seguir jugando.

      Saludos

  8. José, lo cierto es que las críticas, autocríticas y errores hay que afrontarlos mirando al futuro, como muchas veces recuerdas sin nombrarlo. Por ello no hay que ver a los propios como enemigos (me ha extrañado el término en tí), ese término es muy propio de la izquierda, quizás la lucha de clases que lo inunda todo ha militarizado su lenguaje.
    Entre elección y elección no tiene que haber enemigos propios. Siempre he pensado que las banderas y trincheras procedían de la falta de iniciativa política, de la institucionalización y aburrimiento de los cuadros intermedios, y por ende del personalismo fundado sobre diferencias vacuas, que requerían objetivos internos y trincheras internas y no debates abiertos -formativos, no combativos- por falta de iniciativas externas o de relación con la sociedad, por organizaciones que vivían aisladas del entorno… .
    Siempre me ha costado entender las diferencias sustantivas dentro de la izquierda alternativa, nunca he considerado enemigo a mis compañer@s o camaradas, ni cuando abandonaban la organización, fuera por la derecha o la izquierda, ni cuando eran de otra organización.
    Si no se discute las posiciones de tod@s, no sólo la de los líderes, sino también las mayoritarias o minoritarias de las bases, te conviertes en un páramo de unanimidades a la búlgara. Por ello en este blog siempre defendí la participación de Jesús, el liberal que hace tiempo no escribe, pues pienso que de la diversidad nace la riqueza.
    Y la riqueza contribuye al juego, a seguir jugando, pero quizás este equivocado, no en vano estoy más contaminado que tú de los esquemas, conceptos, análisis, lenguaje, términos y formas de pensar o actuar de la izquierda. Conste que lo digo con sinceridad, pues valoro mucho las palabras que decía un final no publicado -por Saint-Exúpery- del Principito: “como no formo parte del juego, nunca dije a las personas grandes que no era como ellos. También les escondí que siempre tuve cinco o seis años en el fondo de mi corazón. Y les escondí mis dibujos. Pero quiero enseñárselos a mis amigos. Esos dibujos son los recuerdos”. Y he de reconecer en tus comentarios la sana intención de quién no está contaminado por tanto combate, no aceptes nunca en tu vocabulario la palabra enemigo para tus compañer@s en inquietudes. Se siempre un verso libre y amigo.

    Un Abrazo.

    • Quzá por enemigo no entendemos lo mismo… ¿No ha visto a Gila como habla con el enemigo? Pero por muy camarada o amigo que sea si su juego es contra el mio es el contrario y si gano yo no gana él y viceversa. En la política los que juegan en contra cada dia durante cuatro años son los propios y contra otro partido solo es una vez cada cuatro años. No fueron los del PP los que volvieron a Gerardo a la mina.
      En los grupos siempre hay que contar con las cuestiones personales, en un Partido estarán algo seleccionados pero cada cabeza tiene su sombrero y para muchos es su trabajo.
      En los debates si se tiene la suerte de contar con alguien que mande algo y los sepa llevar están bien pero si no pueden ser una perdida de tiempo, un desastre… o un acto litúrgico. Hay que hacer que todos se sientan escuchados pero no se puede escuchar a todos que son muchos y se cargan la reunion repitiendo lo mismo y al final aceptan lo que sea por agotamiento, para que acabe de una vez… Vaya lider si no sabe lo que quiere la grey… solo falta que añada que quiere ser un celestin@.
      En las religiones se enfadan con el que pierde la fe (es una tentación), a contrincante que huye puente de plata (siempre que queden suficientes)… y si no le enviamos a Bruselas; si es de otro partido viene siendo un colega, para un dia que comemos en el mismo plato no nos vamos a enfadar.
      Gran libro
      Gracias por los consejos
      Un abrazo

  9. Stuart Mill fue un filósofo, político y economista inglés representante de la escuela económica clásica y teórico del utilitarismo.
    La libertad social según Mill consistía en poner límites al poder del gobernante, de tal forma que no fuese capaz de utilizar su poder en beneficio de sus propios intereses y tomar decisiones que pudieran conllevar perjuicio o daño para la sociedad… lo que denominó como la “tiranía de la mayoría”.
    Siendo utilitarista, sostiene que uno debe actuar siempre con el fin de producir la mayor felicidad para el mayor número de personas, dentro de lo razonable.
    Hablan de Mill como un claro precursor del socialismo, preocupado por escuchar al pueblo…

    Saludos

  10. Recuerdo lo escrito hace ya dos años…
    Un párrafo de Antonio Rodríguez Rubio en uno de sus artículos (Facebook): Si un partido político no es capaz de recoger el sentir ciudadano, de nada nos sirve. Si una vez recogido no lo introduce dentro de sus actuaciones políticas, de nada nos sirve.

    Las ejecutivas de los partidos políticos, solo son las representantes de estos; de ningún modo son el partido. Y sin embargo, al igual que el “Rey sol”: el estado, soy yo. Un partido político, son principalmente sus bases. A no ser claro está, que no sea federal y la doctrina sea impartida de arriba abajo. Los comités son el partido y no el buró; lo contrario, es dictadura.

    Saludos

  11. No se a vosotros, pero a mi eso de que Donald Trump diga que dependiendo del resultado de las elecciones, se planteará impugnarlas por fraude electoral, ó cuando Largo Caballero dijo que la democracia se gana en las urnas, pero si no se puede, se gana en la calle, me suena como a NO SABER PERDER

    Y ahora llega Garzón, y dice que la Investidura de Rajoy es ILEGITIMA, y que hay que “Rodear el Congreso”
    para hacerlo resaltar

    Pues Garzón tiene todo el derecho de manifestarse, pero de Derecho, no sabe mucho
    La elección del Presidente, es Legal, según el Reglamento de la Cámara, pero además es Legítima, porque los 350 compromisarios, votan libremente y de palabra. (Otra cosa es la disciplina de voto, que siguen todos los Partidos)

    Con lo fácil, que tienen ahora, hacer una oposición responsable y ganadora
    Pueden anular leyes e impulsar otras (Tienen mayoría)
    Y si algún Partido (PSOE ó C,s), no actúan, conforme están repitiendo que se opondrán a cualquier actuación impositiva del PP, contraría a la Ciudadania, quedarán marcados y se verá en las próximas elecciones, mientras que UP, quedará como el garante de los derechos de los ciudadanos.

    Pero si se empeñan en salir a la calle, si que quedarán marcados, porque la prensa del Régimen, es TODA y solo desean tener argumentos para tachar de Populistas y agitadores a UP
    Si yo como jubilado, no puedo coger el autobús, porque hay huelga, culparé a los conductores y si no puedo ir al médico ó llevar a mis nietos al colegio, culparé a los profesores y a los médicos
    Y si no lo hago ya me lo recordarán La Razón, El Mundo, ABC, El País y TV! y La Secta

    Asi que a pensar con inteligencia y a trabajar

    Saludos

    • Si Donald Trump no acepta los resultados no será por el resultado si no por el proceso, si hacen pucherazo no lo debe aceptar.
      ¿Votan libremente? Si fuese diputado me iría al grupo mixto… y no me pondrían nunca más.
      Sería legitimo que hiciesen una coalición porque quieren lo mismo… pero tirar las cartas es perder y nadie da para eso.
      UP le regalaron la oposición, pero tendrá a todos los demás en contra y no será fácil. Y de mayorías del PSOE nada, toca añadirse al PP cuando haga falta o no añadirse si no hace falta.
      La calle será lo que será y si no están no los echarán en falta.
      Saludos

      • No me imagino a Donald Trump ni a nadie, impugnado un proceso irregular, SI HA GANADO

        Los 85 diputados del PSOE votan libremente. Algunos siguiendo la disciplina de voto. Otros quizás NO. Los que voten NO, se exponen a ser expulsados del Partido, pero es su decisión LIBRE. Efectivamente pueden irse del Partido y marcharse al Grupo Mixto

        NO entiendo lo de la mayoría del PSOE y lo de La Calle será lo que será (aunque supongo que opino como tu, en que la Calle se manifestará y por otro lado los parlamentarios de UP harán política desde el Parlamento).
        El problema es cuando la Prensa, se harte de decir que UP es la Calle y quieren conseguir lo que no consiguen en el Parlamento

        Saludos

        Saludos

        • Es que si ha ganado y hay pucherazo no tiene sentido reclamar ¿Quien tenía el coche en el garage? Verá… es que esta mañana me ha aparecido un coche de alta gama en el garage ¿Debo denunciarlo o habran venido los Magos antes de tiempo?
          (Tienen mayría) dice usted, supongo que añadiendose a Podemos, pero no la tienen, los otros no se añadirán (quiza se añdirían para un gobierno) y si alguna vez se añaden se devuelve en el Senado. Mocion de censura tampoco.
          En las manifestaciones no siempre son bien venidos los políticos…. y si a alguno lo aceptan mejor que no pierda la silla
          La prensa lo dirá igualmente… Y si gana Podemos tendremos Venezuela, no por porque lo traiga Podemos lo traerán los otros partidos.

          • Me expresé mal. Lo siento
            No hablaba de mayoría del PSOE
            Hablaba de que los distintos Partidos de la OPOSICION; tienen mayoría frente al PP.
            Hablaba de que no tiene sentido hacer manifestaciones en la calle (que se van a volver en contra suya), cuando tienen el Parlamento, para promover leyes ó rechazarlas.
            Y si, siendo las Proposiciones de Ley del PP, contrarias a la ciudadanía y PSOE ó C,s, no se alian con UP, quedan retratados y en las siguientes elecciones, los verdaderos de izquierda, darán el voto a UP.

            Saludos

  12. José, si te das cuenta tu reflexión parte del institucionalimos, en que los partidos sólo se dedican a la institución y compiten de elecciones en elecciones. Durante el período entre elecciones, se aburren y difuminan los objetivos, viéndose en la obligación de encontrar enemigos internos para aglutinar en torno a liderazgos -mayoritarios o minoritarios-; y por tanto las cuestiones personales, los feeling ocupan espacio que debieran ser de la POLÍTICA con mayúsculas. Hasta aquí, con otras palabras, hemos dicho lo mismo.
    No comparto lo de la cabeza y el sombrero (aunque la expresión es soberbia), pues no creo que debamos matar ni alabar a las ideas más que por sí mismas, no por sus mensajeros.
    Es cierto que cuando la política es trabajo, es un serio problema para el empleado y la organización, la cultura del trabajo es de prelación, jefatura, jerarquía, y por…
    Debieran las organizaciones alternativas reflexionar al respecto y si pretenden ser distintas, abordar un debate que contribuyera a permitir la participación de tod@s sin distinción socio-laboral, para abordar la independencia material de tod@s l@s sujet@s de sus posiciones políticas y/o de la organización-dirección (máxime si se es materialista). Por ejemplo, no entiendo que siendo los partidos políticos en la Constitución tan importantes, las excedencias especiales sólo se arbitren para el caso de ostentar cargo público.
    La noción de liderazgo como pastoreo es siempre litúrgica con independencia del resultado, su esquema es el comentado antes por Mark, el rey Sol y su pueblo. Qué algo sea litúrgico no impide o posibilita el resultado, sólo califica la forma.
    Por lo demás: nunca me enfade con quiénes se marcharon (algún@s entre empujones); siempre cuide los puentes, no son unidireccionales, comunican; si por el puente se acerca alguien que ayer era de otro partido, compartiré lo que nos une y nos distancia, como haría pese de tener ocasión aunque fuera de otra organización.
    La grey suele querer cosas distintas, su cotidianidad lo es.
    Sólo pretenden marcos que les permitan ser dueños de sus vidas; debiéramos empezar por sacar de la liturgia “lo que quiere la grey”, uniformando al pueblo, su sentir y discernir. Pero vivimos en el mundo de lo uniforme, lo unívoco, que no ha mucho me posibilitó pensar en la decisión dispersa, como continuación de la diversidad y la radicalidad democrática. No hay mayor radicalidad democrática que la acrática No hay mayor libertad que aquella resultante de miríadas de decisiones cotidianas entre iguales formal y materialmente; no hay mayor decisión que el resultado en evolución de esos miles de acciones libres, todos conviviendo –intercambiando- en base a usos y costumbres.
    José, las disputas en los partidos no me interesan gran cosa, aunque a veces la desilusión florezca, es el fluir del estado de ánimo. Pero precisamente por ello son un espacio poco desarrollado, pues parecen no guardar relación con el resultado. En política la gente participa por el resultado, sea cual sea, respecto de cuestiones externas a la vida partidaria o politicista. Pero leí en el artículo de alguien que compartió con Allende: http://www.eldiario.es/alternativaseconomicas/sector-dominante-compleja-economia-entienda_6_574002600.html “Julio Cortázar decía que no se puede construir una ciudad sana encima de unas ruinas. Cuando edificas una ciudad encima de un cementerio, los muertos vienen por la noche y te tiran de los pies.”
    Conocí a un opositor guineano, quedándome pasmado cuando me decía, si cae Obiang, deberemos cortar dos mil cabezas (éstas no eran a lo Gila); ante mi estupefacción sin mediar palabra me respondió: de no ser así duraríamos tres días en el gobierno de Guinea.
    Y ambas ideas traídas por tu opinión, la entrevista y las palabras de mi conocido guineano, se visualizaban en pelis de terror como Poltergeits y sus muertos saliendo de las tumbas por las piscinas, que habían urbanizado.
    Hace tiempo que las cosas significan por sus formas y fondos, y que el significante no es más que la expresión de una necesidad, carencia, tenencia o deseo. Y cuando pensamos que conquistamos en el fondo, dejando atrás las formas, con esa supuesta tensión entre operatividad y democracia; entonces aparecen los muertos que nos tiran de los pies, y comprendemos: continente – contenido son distinciones de la misma sustancia.

    Gracias a ti, por hacerme pensar, la expresión del sombrero y la cabeza no la conocía, es magistral. Que le hagan pensar a uno, se agradece, y el diálogo con otras generaciones más aún.

    Un abrazo.

    • También se dedican a la institución y es en la institución donde lo hacen bien o mal y donde tienen los problemas. Supongo que no se aburren, pero si no hay faena no se puede tener al grupo ocioso… se cavan trincheras se friega cubierta o se hacen asambleas. Los contrarios internos no hace falta buscarlos, siempre están pero estamos en el mismo barco.
      Las ideas son de todos y si se encuentran otras mejores se cambian, lo que hay que hacer es el trabajo. La jerarquia no tiene por que ser un problema, pero necesitan algunas habilidades.
      Lo de alternativo no me gusta (por si no me funciona el producto principal fabrico uno alternativo, pero no le llamo lavadora alternativa). Son organizaciones y la dirección debe tener nociones aunque sea para delegar.
      Mejor no inventar lo que ya está inventado ni prescindir de lo que funciona bien. Los clientes quieren que sean distintas es en los resultados, y si hacen lo mismo que sean más baratas. A menudo la empresa saca un nuevo modelo con apariencia diferente pero es lo mismo (cuando no un refrito, el modelo que no se vendió).
      Normalmente preferimos estar representados a que nos esten dando la paliza con preguntas y decisiones de lo que no tenemos información.
      Supongo que pensarán en dar las excedencias a quien tiene un trabajo incompatible
      En una sociedad agricola-ganadera es un buen ejemplo y facilmente entendible por todos… Para los de ciudad quizá no es el mejor, no sabran que es un pastor, los perros son mascotas, los lobos son lobitos y todos compran la comida en el super…. Y cuando alguna vez les toca hacer de pastor en cuanto se descuidan tienen una jauría.
      Quieren lo mismo, el marco para hacer su vida, para lo otro ya tienen a los reyes magos. Supongo que los uniformes aparecieron para diferenciar el nosotros de ellos, o por cualquier otra necesidad
      Yo no quiero que lo que puedo decidir yo me lo decidan los demás, los que no son afectados no tienen por que decidir.
      Las disputas en los partidos tienen su interés… se descontrolan y dejan ver la realidad… La huida de Irene Lozano no fue un indicador suficiente… pero al final los votantes tenian razón, no se si Podemos acertó de chiripa.
      Las cosas son como son y sobre ello es donde hay que trabajar, las ideas tienen que adaptarse a la relidad, no cambiar la realidad pra que encaje en las ideas.
      Tants caps tants barrets es un dicho catalán.

      Un abrazo.

  13. José, precisamente de eso habla Alberto, la actividad de toda una organización no cabe en los escaños, por muchos que sean, incluso incluyendo autonomías, Ayuntamientos… . Necesitas de iniciativa política que implique la acción del conjunto, y en relación con la acción en los movimientos.
    Es cierto el dicho catalán pero también hay grupos que por identidad usan el mismo barrets.
    Hasta el punto de que nunca he asistido a escisiones en períodos de iniciativa y crecimiento, aunque existieran diferencias y diferentes referencias con liderazgos propios.
    Por lo demás comparto la relación entre ideas y realidad que propones. El problema se sitúa en la interpretación de la realidad, que cambia e interactúa. No en vano nuestra actual realidad es mucho más constructor humano que hace siglos, así la naturaleza animal se reduce al ganado y las mascotas, y los salvajes se reducen a zonas o parques protegidos. O nuestro medio o ambiente son tan antropomórficos qué hoy hay alerta de contaminación del aire que respiramos en Madrid.
    Es cierto que la idea debe conformarse a la realidad, pero también la idea interviene en la misma, y esa realidad cada vez es más antropomórfica.
    La jerarquía siempre es un problema, por implicar dominio y decisión unívoca, única sea democrática o no, llevándonos la uniformidad. Lo que ocurre es que en el proceso de socialización o educación- conformación a los principios y valores de la Sociedad, introyectan, convierten en inherentes a la personalidad dichos principios y valores. De ahí que sólo comprendamos la convivencia desde la organización jerarquica, la decisión social como producto de una, grande y libre decisión, pero sólo una es la válida. Y es así porque cualquier relación de dominio implica jerarquía, univocidad de la decisión. Y en la civilización occidental desdé el Neolítico la organización ha girado entorno a la apropiación del trabajo ajeno. Hasta llegar al capitalismo, donde dicha apropiación inunda todo el intercambio o relación humana, reduciéndola a relación económica, de valorización del Capital.
    Tan es así que se asume la destrucción de nuestro medio – ejemplo Madrid y su contaminación – apostándose incluso por preparar la colonización de ambientes extraterrestres, antinaturales para nosotr@s, pero que valorizarían la propia existencia por el costo de los dispositivos que adaptaran dichos espacios. Todo ello, mientras asumimos la destrucción inexorable de nuestro medio, lo que a todas luces se muestra como un oxímoron, una contradicción.
    Seguimos depredándonos entre nosotr@s y al medio; mil millones apenas mal viven sus breves existencias, otros miles sobreviven y en el capitalismo dominante-avanzado se profundizan las diferencias. Al tiempo la depredación ambiental avanza ante debates y medidas insuficientes cuando no contraproducentes. El modelo organizado entorno a la valorización del Capital por la enajenación del trabajo no es sostenible, menos aún desde la organización de la competitividad en un mundo de trasnacionales. Pero seguimos adelante ignorándolo con la esperanza de que o se solucione más adelante, o que a nosotr@s no nos pille y que por ende sean otr@s l@s obligad@s a salvarse – si pueden entonces -.
    Mientras hacemos irrespirable el aire, imbañable e imbebible el agua, cementamos la Tierra. Mirando para otro lado, cómo sí la espiral de valorización económica que nos sostiene, a la par no excavara un precipicio a nuestros pies. Perdona la digresión final.

    Un abrazo

    • Pero incluso siendo el mismo cada uno tiene el suyo, en el ejercito también.
      Mientras sobra la comida nadie se pelea por ella, pero cuando faltan muchas sillas los sentados no pueden estar tranquilos. Las diferencias son la disculpa cuando no hay sitio.
      Es mucho mas fácil coincidir en los datos que en su interpretación.
      La jerarquia entre los animales es muy importante, quizá prioritaria, solo cuando se establece (o restablece) la jerarquia acaban los conflictos… hasta que a alguno se le ocurra ascender. Si fuese un problema no empezarían por ahí, si lo hacen es porque es una solución económica. Si entre humanos la jerarquía puede ser un problema pero no por jerarquía si no por como se ha formado y como se mantiene.
      La uniformidad es otro tema. A mi entender el grupo solo funciona como tal si tiene jerarquia. Nunca he visto esas decisiones colectivas… a veces me he preguntado que pájaro decide, con el acuerdo de todos, la evolución de una bandada.
      La apropiación del trabajo ajeno es otro tema; simplemente el grupo jerarquizado es más competente.
      Hoy hay mucha distracción y credulidad, pero tenemos la ventaja de poder buscar otras fuentes.

      Un abrazo

  14. José lo que planteas es sensato con independencia de estar o no de acuerdo. Pero lo de que el grupo jerarquizado es más competente, sólo es explicable pensando en clave de competencia perfecta e igualdad de condiciones. Cosa que no se da en la práctica, donde se dan jerarquías muyyy mediocres, pues atienden no a criterios de competencia sino de reproducción. Sólo tienes que fijarte en la oligarquía o jerarquía española y sus prácticas, modelo productivo…
    No hay que observar la relación humana de forma universal y atemporal, como ves.
    Sólo apuntar que una relación entre iguales, de competencia perfecta, no requiere estructura y jerarquía, si partimos de condiciones materiales y formales equivalentes.

    Un abrazo

  15. El equipo de los buenos suele ganar al equipo de los mejores si funciona como unidad y todos estan contentos de ser utilizados.
    Cierto que en los grupos en los que se necesita el uniforme para saber quienes somos nosotros y quienes son ellos la cosa es más complicada, pero sigue siendo necesaria la jerarquía… ya se sabe que puede ser incompetente por eso pedían obedecer inteligentemente… y nos explicaban casos en los que “no entendieron” las ordenes erroneas.
    Si, la oligarquia tiende a ocupar los puestos de la jerarquía, pero a los oligarcas no les gusta la exposición por lo que a menudo mas que ocupar controlan.
    Competencia perfecta será en los experimentos, lo habitual es adaptarse. En mi opinión para hacer algo, o simplemte para no tener conflictos internos es necesaria la jerarquia.

  16. José, primero reconocer que creo no captar tu mensaje en su plenitud.
    Si a la hora de establecer el precio o la materialización monetaria del intercambio, se plantea a éste como óptimo cuando está libre de la intervención del oligopolio o monopolio, siendo el ideal la competencia perfecta (para lo que se establecen o establecían leyes antimonopolio…). ¿Por qué al abordar la relación social debe estar jerarquizada, es decir, intervenida por mona u oligarquías?.
    Si el precio es el resultado de múltiples acciones y multiversas decisiones distintas, por qué la convivencia social no podría caminar en la misma dirección. Sobre todo, si avanzáramos hacia una sociedad donde la relación producción-productor y consumidor no fuera abstracta, sino directa y concreta. Cuya producción e intercambio en red -democratizada- de manufacturas y servicios, energía y cultura, permitiera la equiparación de equivalentes entre diversos.
    Cualquier jerarquía carecería de sentido, y al igual que hoy el concepto empleo cambia incorporando al trabajador pobre, y como tal a la actividad ocasional; los valores y prioridades que pivotarían un mundo donde el intercambio-relación- y la producción fueran tan radicalmente distintos, transformaría nuestra mentalidad y su producción, con sentidos comunes radicalmente distintos.
    Por ejemplo, las decisiones dejarían de ser unívocas y determinadas por procesos genéricos o universales a los que amoldar la diversidad consustancial al ser human@ (sea en lo político, educativo, salud …).
    La univocidad de la decisión democrática entre iguales invoca esperpentos. Sírvanos como ejemplo una asamblea del 15-M. En ella participaban más de un millar, discutieron largo y tendido sobre una acción en el metro al día siguiente, votando seguir adelante con la acción, finalmente no participaron más de unas pocas decenas.
    Con ello no vengo a plantear un salto, estos no existen y la expresión suele ser un recurso retórico. Pero sí es cierto que podríamos alimentar la simiente de nuevas formas de relacionarse y producir, que sostenidas sobre la mesocracia de las clases medias y obreras del mundo capitalista, disputarán a la grandes infraestructuras la hegemonía de la economía, democratizándola y con ella a toda la relación y mentalidad.
    Para afrontar la contrarreforma neoliberal, se hace necesario identificar un imaginario capaz de reunir torno a sí a la mayoría social bapuleada hoy: la menguante clase media y la precarizada clase trabajadora.
    La jerarquía no evita conflictos, los intenta eliminar por el ejercicio del poder que consensua torno a sí, pero los conflictos existen y son el fundamento de la jerarquía. Precisamente se plantea el reino de la libertad superando la necesidad de jerarquía por falta de conflicto, al funcionar el resultado (decisión) como el proceso de determinación del precio en competencia perfecta entre igualdades equivalentes y diversas. Dicho en otras palabras, si el intercambio y producción económica se libera de la jerarquía, al ser democratizado entre iguales equivalentes (pero dispares), ¿qué sentido tiene la jerarquía política o de otro tipo?

    Un abrazo.

Leave a Reply to cayetano

You can use these tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>