Están corriendo como la pólvora unas declaraciones de un agente financiero en las que asegura, entre otras cosas, que el mundo lo gobierna Goldman Sachs y que los financieros están deseando otra gran crisis. Es una entrevista a la BBC que puede verse aquí (en inglés), y que tras su difusión ha sembrado el pánico entre la ciudadanía. El pánico por lo que predice y el pánico por lo que reconoce de su propia profesión.

Por raro que parezca no hay nada raro en sus declaraciones. Cualquiera que haya hablado con inversores financieros sabrá que las cosas son aún mucho más duras de las que este hombre reconoce por televisión. Que la gente se sorprenda, y con razón, tiene más que ver con el carácter benevolente que la propaganda atribuye a las finanzas modernas y con el desconocimiento generalizado de cómo funcionan los mecanismos financieros.

En la teoría las finanzas son las instituciones (bancos, fondos de inversión, agentes financieros) que ayudan a la actividad productiva al canalizar el dinero del ahorro hacia la inversión y el consumo. Es decir, si uno no nace millonario y quiere montar una empresa necesita pedir prestado un dinero, que provendrá de los agentes (hogares, empresas o Estados) que tienen dinero ahorrado. En esas circunstancias el banco, o cualquier otro intermediario financiero, lo que hace es mediar para canalizar ese ahorro. Paga, por ejemplo, un 1% a los ahorradores y cobra un 5%, por ejemplo, a la persona que quiere montar la empresa. El nuevo empresario esperará generar actividad suficiente para pagar a sus trabajadores, reponer los medios gastados, pagar los intereses al banco y, aún así, ganar dinero.

Ese mecanismo tan simple en efecto opera así en estadios iniciales de desarrollo. Pero según se desarrollan las finanzas las cosas se complican (para ver una explicación algo más detallada puede leerse “¿Qué es la financiarización?“). Las grandes empresas ya no acuden a los bancos a financiarse sino que pueden emitir sus propios títulos en los mercados financieros para obtener dinero. Los intermediarios cambian y también las formas. La desregulación financiera acometida entre los años ochenta y noventa dio lugar a un sin fin de nuevos agentes financieros, nuevos productos financieros y nuevas prácticas especulativas. Hasta entonces las finanzas se habían mantenido a raya por la regulación, y tenían restringidas muchas operaciones que hoy practican cada día. Pero el ascenso al poder de gobiernos de inspiración neoliberal (que proclamaba el libre mercado hasta sus últimas consecuencias) cambió todo eso.

Hoy es posible especular con cualquier producto (desde deuda pública hasta materias primas) y además ese es el objetivo de todo agente financiero. De hecho es la razón por la cual es un agente financiero, pues si no actuara así no podría sobrevivir como tal. Es fácil de explicar y vamos a ver dos ejemplos.

En el capitalismo de finales del siglo XVIII se caracterizaba por la existencia clara de capitalistas industriales. Empresarios como Heredia en Málaga hicieron grandes fortunas invirtiendo su dinero en la creación de empresas productivas. Ellos ponían su dinero en la compra de maquinaria y la contratación de trabajadores, y se preocupaban por el destino de su empresa. Eran capitalistas activos, pues el destino de la empresa era también el destino de su propio dinero.

En el capitalismo moderno, en cambio, los accionistas son capitalistas pasivos, nada preocupados por saber dónde ni cómo se invierte el dinero. Dado que los mercados son muy líquidos cualquier inversor puede vender sus títulos (acciones, bonos, etc.) en un momento y deshacerse del riesgo que conlleva esa actividad. Por eso hoy los inversores no son como Heredia y otros industriales sino que son fondos de inversión (soberanos, hedge funds, fondos de pensiones, etc.) que compran y venden títulos en función de sus estrategias particulares. No se preocupan por la economía real ni, por supuesto (como tampoco los Heredia), por las necesidades de la sociedad. Su único objetivo es la rentabilidad: máximo beneficio en el menor espacio de tiempo posible. Y los gestores de esos fondos son los bancos, quienes tienen su propio equipo de traders (como el del vídeo).

Esos traders o comisionistas cobran en función de los beneficios obtenidos, y no importa si se han logrado gracias a que los Estados sufren ataques especulativos sobre sus deudas o monedas, o si han sido obtenidos gracias a incrementar el precio de los alimentos -con consecuencias criminales para la mayoría de la población mundial. El fin justifica los medios en las finanzas. Y además es así porque si alguno (un trader cualquiera) se rebela… tenemos a cientos de miles de traders dispuestos a ocupar su lugar. Puede leerse esta explicación que hice sobre los hedge funds.

Sólo hay una forma de luchar contra esta lacra. Regulación, regulación y más regulación. Prohibir los paraísos fiscales, desde donde se opera en casi todas las ocasiones. Prohibir las prácticas especulativas y mecanismos aberrantes como los CDS, Hedge Funds y otros tantos. Reformular los esquemas de incentivos financieros, estableciendo fuertes impuestos a las transacciones financieras y a los beneficios empresariales derivados de las finanzas. Hay que recuperar a las finanzas como herramienta para hacer política económica, y eso supone directamente nacionalizar la banca. La banca pública es fundamental para canalizar el ahorro hacia las pequeñas y medianas empresas, que son las que generan la mayor parte del empleo en este país. No va a ser fácil, pues hay sectores muy poderosos dispuestos a oponerse radicalmente y a pagar a mercenarios para justificar lo injustificable. Pero de que se logre depende que vayamos a una nueva Gran Depresión o no.

COMPARTIR: Facebook Twitter Pinterest Google Plus StumbleUpon Reddit Email

Comentarios

  1. Me encantó el artículo y los enlaces con otros artículos, te agrego a favoritos sin dudarlo. Lo único que no me gusta es el nombre de Pijus Economicus porque da a pensar que es una página de coña y es todo lo contrario, una página seria y muy interesante. Te recomiendo que cambies el nombre por otro que demuestre algo más de seriedad…por ejemplo los del Blog Salmón si que tienen un buen nombre y no es ni demasiado serio ni demasiado de coña.
    Enhorabuena!!

  2. Hola Alberto. Coincido plenamente en lo expuesto. Es de agradecer la claridad, concisión y, por qué no decirlo, coraje con el que propones la nacionalización de la banca como única solución viable. Pese al silencio oficial que reina al respecto, y la forma sibilina en la que el BCE lo habla ya abiertamente -¿qué son si no estos 300.000 millones de euros de los que habla?- este el destino al que está abocada la banca europea en las actuales circunstancias. Realmente, si el sistema financiero sigue su expansión cancerosa por todo el tejido económico, detrayendo recursos de la inversión productiva en favor de la parasitaria o puramente especulativa, el colapso va a ser inevitable. No hay crédito para las pequeñas ni medianas empresas. Tampoco a las grandes, como demuestra el hecho de que existan grandes y rentables empresas devaluadas que no tienen comprador. El contagio hacia todas las actividades productivas, incluidas las grandes corporaciones, es ya difícilmente evitable. Al menos es imposible en un sistema que necesita crecimiento infinito para perpetuarse.

    Respecto a la entrevista de la BBC, puede que se trate de un montaje de “Yes Men”. Hicieron algo semejante con la tragedia de Bhopal. El parecido físico entre el actor de aquel montaje y este es asombroso. De ser así, estaríamos ante otra constatación de la podredumbre e ineptitud de los medios de información actuales. Te agradecería infinito si pudieras averiguar algo más sobre esta posibilidad. Mucho me temo que carezco de información suficiente.
    En cualquier caso, igual da que sea falso o cierto. Lo que afirma es estrictamente verdad.

  3. Parece imposible que alguien no lo supiera ya.
    Pero por si teníais alguna duda, la nota de alberto-garzón-espinosa os remite a unas fuentes muy claras. Muy bien, alberto-garzón-espinosa. Aclarar es importante e incluso “enseñar al que no sabe” es una obra de misericordia -aunque no sé si la Iglesia prefiere que no se sepa porque supongo que forma parte de los que se benefician de la financiarización.

  4. laotracafetera 28 septiembre 2011 at 02:06 · · Responder

    Muy bueno Alberto,gracias por entender mejor de que va esto,pero tengo una duda,si existe el chantaje y la estafa,parece complicado hacer funcionar un mundo ya globalizado, al fin y al cabo esto es cosa de unos pocos…mafiosos? se puede decir?
    te sigo desde que
    conozco Attac,francamente,lo escuche
    en -Carne Cruda- antes de toda esta ebullición que me tiene acojonao´!
    Revolución cuanto antes por favor!
    Todos a la calle.

  5. Tienes lo que a mí me falta, Alberto, y es una auténtica gozada escucharte.

  6. existen herramientas de doble filo que al tiempo que proveen mejoras para la economia generan mas gastos

Trackbacks for this post

Dejar un comentario

You can use these tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Participa! ¿conoces el trabajo de Alberto Garzón en el Congreso?