Pensionistas rodeando el Congreso

El pasado 22 de febrero los alrededores del Congreso se llenaron de manifestantes, la inmensa mayoría jubilados y jubiladas, exigiendo pensiones dignas. La convocatoria pública la había realizado la Coordinadora de Pensionistas en Defensa del Sistema Público de Pensiones, y fue todo un éxito. Es más, el resultado ha sido tan importante que pilló descolocado al propio Gobierno. Aunque seguro que no sólo al Gobierno. Obsérvese un detalle al respecto.

Normalmente el Gobierno no permite ese tipo de concentraciones, entre otras cosas por la existencia de un controvertido artículo 494 del código penal que amenaza con penas de prisión a los que se manifiesten ante las sedes del Congreso de los Diputados. Sin embargo, es habitual que se permitan pequeñas concentraciones de no más de una decena de personas en la plaza de las Cortes, justo enfrente de los «leones». De estas hay muchas cada semana. Probablemente el Gobierno esperara encontrarse con algo de este tipo, pues jamás habría permitido que miles de personas desbordaran los alrededores del Congreso evocándonos las manifestaciones de 2012. El impacto simbólico de rodear un Congreso como protesta por la política del Gobierno o de su sistema político es enorme, y un Gobierno en minoría no puede permitirse ese lujo.

De hecho, cuando bajé a la manifestación me encontré con un panorama similar al de las manifestaciones del 2012. Entre los manifestantes había de todos los perfiles políticos. Muchos votantes de IU, PCE y de Podemos, pero también del PSOE. Incluso algunos me confirmaron que eran votantes del PP, aunque probablemente no estuvieran ya muy convencidos de repetir. Había personas muy politizadas, que eran militantes de nuestra organización, pero también personas que era la primera vez que bajaban a una manifestación. Había personas con pensiones medias y altas, y también personas que disfrutaban de una pensión ridícula. Hubo un señor que se me acercó llorando y que me dijo, casi sin poder articular las frases, que lo estaba pasando muy mal y que teníamos que hacer algo. Su cara, su forma de expresarse y sus palabras eran propias de alguien que estaba al límite.

Las pensiones es uno de los derechos más importantes que tenemos conquistado en nuestro país. En realidad es parte de nuestro salario. Forman parte de lo que se llama salario social y que incluye el salario directo (nuestra nómina), el salario indirecto (los servicios públicos financiados con impuestos) y el salario diferido (las pensiones). En nuestro país el sistema es además un ejemplo de solidaridad generacional, ya que disfrutamos del llamado «sistema de reparto» que permite que las cotizaciones sociales de las personas que trabajan hoy sean las que financian las pensiones de las personas jubiladas hoy. Y mueve una gran cantidad de dinero que es también un codiciado tesoro para las entidades financieras, motivo por el cual desde hace décadas promueven la privatización parcial o total del sistema. Una privatización que conllevaría el empobrecimiento de los pensionistas más pobres pero también, muy probablemente, el del resto de los jubilados puesto que su sistema se basa en el rendimiento de inversiones que no siempre salen bien.

Sobre todo esto ya escribimos hace ya ocho años un libro de acceso gratuito titulado «¿Están en peligro las pensiones públicas?» y que tuvo un enorme éxito de difusión. Pero entonces, a partir de 2010, todos los intentos que habíamos puesto en marcha desde las organizaciones políticas de izquierdas para movilizar al conjunto de pensionistas habían sido en vano. Iniciamos varias campañas políticas que apenas se tradujeron en pequeñas concentraciones públicas y bastantes actos para hacer pedagogía. El sector de mayor edad de nuestra población se mostraba aparentemente pasivo ante los recortes que bien se venían encima o que bien directamente se produjeron con las reformas de 2011 (PSOE) y de 2013 (PP). Algunos analistas achacaban al carácter conservador de este sector poblacional la causa de este comportamiento. Aun hoy, y según el CIS, de los votantes mayores de 65 años el 28,8% vota PP, el 19% PSOE, el 10,9% a Ciudadanos y sólo un 3% vota a Podemos, IU y las confluencias. Un importante contraste con los votantes entre 18 a 24 años (6,3% PP, 11,5% PSOE, 8,4% Ciudadanos y 23% Podemos, IU y las confluencias).

cis_enero18_edad

Todo esto hasta ahora. Algo se ha activado en esos sectores poblaciones y ha provocado una intensísima movilización como fue la del pasado jueves. Pero no se va a quedar ahí. Uno de los manifestantes me dijo: «esto sólo acaba de empezar». Es muy probable que así sea, porque se dan las condiciones desde hace mucho tiempo y episodios como los del pasado jueves ayudan a crear una identificación común entre los pensionistas que va más allá de lo electoral.

Todo esto coincide, además, con la preparación de una gran movilización feminista para el día 8 de marzo. El feminismo es ahora mismo, de lejos, uno de los movimientos con más vida, conciencia y fuerza para transformar la sociedad. No es homogéneo, por supuesto, pero sus reivindicaciones son justas y son el vector por el que decenas de miles de mujeres y hombres jóvenes se están politizando.

Mi impresión es que vamos a entrar en una primavera en la que se va a ir recuperando la movilización social, y en la que además ello servirá como viento de cola para el crecimiento de los espacios electorales alternativos al Régimen. Pues, y esto es para mí lo más importante a efectos analíticos, estas movilizaciones sociales son el claro reflejo de que la crisis de régimen no se ha cerrado y de que existe en este momento una tremenda disputa en torno al modelo de país que se va a construir para las próximas décadas. ¿Qué país queremos para las próximas generaciones? ¿Qué orden social imperará a partir de ahora? Esas son parte de las preguntas a las que muchos colectivos sociales y políticos, entre ellos los de pensionistas y feministas pero también los que luchan por el soterramiento del AVE en Murcia o contra la mina de uranio en Salamanca, están respondiendo con movilización.

COMPARTIR: Facebook Twitter Pinterest Google Plus StumbleUpon Reddit Email

Comentarios

  1. Jose Francisco Gonzalez 25 febrero 2018 at 13:23 · · Responder

    El art.394 del CP se encuentra regulado en el Titulo XXI del Código Penal, rubricado como “Delitos contra la Constitución” concretamente en su capítulo III, relativo a los delitos contra las instituciones del Estado y la división de poderes.

    Su contenido literal es el siguiente:

    Artículo 494.

    Incurrirán en la pena de prisión de 6 meses a 1 año o multa de 12 a 24 meses los que PROMUEVAN, DIRIJAN o PRESIDAN manifestaciones u otra clase de reuniones ante las sedes del Congreso de los Diputados, del Senado o de una Asamblea Legislativa de Comunidad Autónoma, cuando estén reunidos, ALTERANDO su normal funcionamiento.

    Vemos por tanto q a quienes se castiga con este tipo penal es a los promotores, directores o a quienes presidan dichas manifestaciones o reuniones, NO a quienes PARTICIPEN en ellas. En el caso de referencia, los pensionistas.

    Ademas se requiere q se ALTERE el NORMAL FUNCIONAMIENTO de la sede correspondiente, no bastando la simple reunión o manifestación.

    Por todo lo dicho y por mas motivos q obvio, para no hacer mas farragosa mi intervención, considero q hay q tener mucho cuidado con fomentar este tipo de protestas, pq si bien esta vez, lo han sido con un fin JUSTO y LEGÍTIMO, en el futuro pueden serlo para fines menos justos o legítimos. Por ej, imaginemos una manifestación de la extrema dcha reclamando cualquier medida q se les pase por la cabeza y q consideren justa y legítima a su ideología.

    Mientras sea dentro de la legalidad, tienen los mismos dchos q los de signo contrario y q los q no tienen signo. Pero cuando la gente se reune en masa y los ánimos se caldean, se vuelve difícilmente controlable y las consecuencias, imprevisibles. Debemos respetar las instituciones del Estado y especialmente las q representan la soberanía nacional.

    No me gustaban los escraches a los políticos en sus viviendas privadas (tengan o no hijos) pq puede dar alas a manifestaciones de signo contrario y entonces ya no nos parecen tan bien. Véase el caso de Mónica Oltra.

    Evidentemente desde el punto de vista MORAL son totalmente contrarias unas y otras, pero ponte a explicarle esto a un energúmeno ultra y verás q es como explicarle a un indepe la diferencia entre preso político y político preso (una pérdia de tiempo, vaya).

    Para terminar quiero señalar q soy jurista, abogado no ejerciente (tras unos años de ejercicio) y opositor -de largo tracto- grupo A1 a cuerpo jco de la Administración.

  2. Ojalá se reviviera la pasada movilización popular. Pero éstas, como es lógico, han sido reactivas y la precariedad intergeneracional con su máximo exponente, las Marchas por la Dignidad parece que están en reflujo. Y el 15-M ha pasado a ser un recuerdo de un punto de inflexión que ha traído muchos cambios en cultura política…, pero que ya sólo es referencia.
    Probablemente de continuar la presión social, el gobierno se verá obligado a atender prioritariamente sus demandas y en tal caso qué ocurrirá a efectos de movilización.
    Cómo bien decías Alberto, éste Gobierno no se puede permitir una movilización general de los mayores. Por qué además, tenías razón, y la movilización de jubilad@s podría servir de catalizador y acelerante de otros sectores, como el precariado…, que abriera las puertas a otro 15-M reavivándose las mareas de la educación y sanitarias.
    Indudablemente el gobierno ni puede permitirse una movilización sostenida de mayores, ni arriesgarse a que éstas sean el caldo de cultivo de renacer el 15-M.
    Más aún cuando dicha cuestión aparece como acelerante del sorpasso de C,s, que no sólo le discute los apoyos sociales, sino también los económicos y mediáticos.
    Por todo ello, el gobierno hará todo lo posible para intentar satisfacer a l@s jubilados, y convertir lo que ahora le deteriora en un balón de oxígeno que le consolide. Curiosamente si opta por ésta vía, contará con el apoyo del PSOE, que corre el riesgo de perder su rol de alternativa de gobierno ante C,s.
    Si Rajoy no toma iniciativa al respecto, materialmente estará haciéndose el harakiri en diferido ( y conste que hoy con la presión de C,s, plantearse otro liderazgo en el PP, es el harakiri del PP). Seguro que quienes optan por C,s y Rivera, pretenden una implosión controlada del PP que acabe en absorción de sus referentes de Poder institucional y social, antes de las próximas Generales para impedir los perjuicios en escaños de la fragmentación.
    Por cierto, respecto al art. del CP y su falta de aplicación con los mayores ( preventivas o coercitivas), no debemos olvidar la flaqueza de la marca democrática de España en nuestro entorno geoeconómico, imagináis ejercer la coerción sobre ell@s, sería otro redundar en los impactos que recibe nuestra imagen democrática.
    En cualquier caso comparto con quién ha comentado anteriormente, no me gustaría que asaltos al Congreso como los ocurridos en Ucrania derribaran y encumbraran gobiernos.

    Saludos Cordiales.

  3. Constitución
    Artículo 33
    3. Nadie podrá ser privado de sus bienes y derechos sino por causa justificada de utilidad pública o interés social, mediante la correspondiente indemnización y de conformidad con lo dispuesto por las leyes.

    Entiendo que a los que se jubilaron con el derecho a la actualización de la pensión no se les podía quitar el derecho sin la correspondiente indemnización, lo mismo que a los que se jubilaron con las medicinas pagadas… ¿Por qué no se reclama judicialmente?

  4. @José, muy buena apreciación. Aunque los constitucionalistas y el Constitucional no admitieran la demanda, por distinguir entre parte dogmática, orgánica,…, de la Constitución y denegar su tramitación. Al menos se verían obligados a explicar porque está relación contractual y derecho no se preserva en su interpretación restrictiva al caso de la Constitución. Mientras la misma interpretación de la Constitución es amplia al dar cobertura a la “indemnización” por Cástor, el rescate bancario o de las autopistas…
    Podría encontrarse fundamentos de derecho que abrieran dicho debate, al permitir la presentación de la demanda.
    Un cordial saludo.

    • Entiendo que a los políticos les interesa el debate, pero el que ha sido privado de su derecho o de su propiedad sin la indemnización correspondiente supongo que lo que corresponde es presentar una reclamación al expropiador y a continuacion en el juzgado.
      Algunos tenemos seguro con franquicia y otros seguro sin franquicia… si hay un suceso el que lo tiene sin franquicia no la paga.
      Tengo la impresión que ya se ha hecho con la paga 14 que le habían dejado de pagar a los funcionarios.
      Saludos cordiales

  5. jose francisco glez 6 marzo 2018 at 12:37 · · Responder

    Creo q la cuestión es harto mas complicada, pues no solo se debe estudiar el punto de vista jco, sino tb entran en juego cuestiones de macroeconomía, pues la SS es tb economía (su incidencia en la economía es clara) y cuestiones de estricta opción política (casi siempre se puede elegir entre varias opciones dependiendo del color político).

    Atendiendo -entre otros muchos aplicables- a los arts.33.3 CE citado, al 50 tb de la Constitución, al 32 de la Ley 40/2015, de 1 de octubre (q omito por su extensión, pero q se refiere a la responsabilidad patrimonial del Estado legislador, entre otras cuestiones) y a la Ley 23/2013, de 23 de diciembre, reguladora del Factor de Sostenibilidad y del Índice de Revalorización del Sistema de Pensiones de la Seguridad Social, no veo VIABLE la demanda propuesta por anteriores intervenientes en este hilo.

    La última ley citada, ley 23/2013, se refiere a la situación económica, esperanza de vida, su repercusión sobre la sostenibilidad del sistema, directrices europeas, etc, q justificarían la adopción del factor de sostenibilidad. Cuestiones q se pueden o no compartir, pero q justifican, a priori la adopción de la medida y q veo muy difícil q el TC pudiera considerar inconstitucionales, pues, repito, no solo entran en juego consideraciones jcas, sino tb politicas y economicas. Estas 2 últimas siempre mas difíciles de valorar.

    Evidentemente otro gobierno de otro color tal vez hubiera adoptado otra medida o la misma, pero con otros matices. Cuestiones todas ellas q se me escapan por ser un simple jurista.

    Por todo lo anterior y por mas razones q omito por no hacer mas pesada mi intervención, reitero q no veo viable una demanda en el sentido q apuntaba JOSÉ.

    Cuestiones como la de Castor, el rescate de las autopistas, o el bancario, son cuestiones distintas q merecen cada una un estudio detenido q escapa de mis actuales ocupaciones e intereses directos. Pero por lo q pude ver en El Intermedio la semana pasada, parece ser q lo de Castor es una cuestión con visos de viablidad de cara a los tribunales. Las demas -repito- habria q estudiarlas caso por caso.

    Por otra parte, fuera ya del ámbito jco, en mi opinión se debería distinguir entre las pensiones mínimas y las máximas, en el sentido de q en las q se debe poner el acento es en estas ultimas y si, es posible y viable, entonces atender tb a las máximas.

    Lo q no se puede permitir es q haya personas q dependan exclusivamente de una pensión miserable para llegar a fin de mes. Pero las q tienen mejores pensiones, sin problemas para llegar a fin de mes, no veo q tengan q ser objeto del mismo trato q las primeras, en caso de no poder cubrir todas las necesidades.

    • Los ciudadanos pagaron, compraron, un tipo de seguro o jubilacion con unas condiciones; no hay mucho más que decir.
      Entiendo que el Gobierno puede extinguir ese tipo de seguro por las razones que considere pagando la indemnización correpondiente.
      Si se presentase las reclamacion de las indemnizaciones por los derechos suprimidos por la nueva ley ya se vería lo que decían los jueces…. Hasta los delincuentes tienen derecho a acogerse a la ley en la que cometieron los delitos.
      Saludos

    • Cuando se paga un seguro, o cualquier otra cosa, se supone que el precio es en función de las prestaciones: si alguien paga poco obtine poco y si paga mucho obtiene mucho
      Las pensiones de beneficencia es otro tema; puedo estar de acuerdo que dependen de la sensibilidad del gobierno, entiendo que puede ser que las pensiones no contributivas se aproximen a las contributivas pero no al revés, que los pensionistas de pensión contributiva sean tratados como de beneficencia.
      Saludos.

  6. Estabilidad en el resultado del PSOE porque esta es la encuesta baja del arco de las tres que han aparecido por ahora. Por la parte baja la de La Razn, por la parte alta la SW Demoscopia (aunque con menos escaos), y en medio la de CAPDEA. Con todo estas cometen un error y es no prever una confluencia IU-Ps, haciendo distincin jutos o por separado. Hay miles de votantes de IU que jams votarn a Podemos aunque vayan en confluencia. Se quedaran en casa que antes votaran al PACMA o hasta al PSOE (hay muchos odios cruzados, aunque Susana no es precisamente una persona que arrastre mucho en ese sector del electorado). Por otro lado, si hay confluencia me da que ser una oposicin de partidos medianos, entre un 15-20 por ciento. Esa dispersin, al ser distritos electorales grandes (creo que el ms pequeo reparten once diputados en Jan y Huelva o as), favorece la representatividad, y en igualdad de votos, le dara al PSOE-A dos o tres escaos menos al no llevarse los ltimos restos. Y al PP uno o dos escaos menos en Almera y Mlaga. Y s, el PP corre mucho peligro en las ciudades. Si Cs confirma su ascenso en reas metropolitanas, y consigue meter cabeza en las localidades intermedias (20-50.000 habitantes entre las cabezas de comarca y localidades costeras), el PP corre peligro de ser sorpassado. En reas rurales de pueblos ms alejados ah ambos son bastante ms dbiles y no ser significativa la diferencia por ello.

  7. Ciertamente este gobierno no sabe solucionar el problema de las pensiones. Se han limitado a gastar toda la hucha del sistema … y ahora pasarán la patata caliente al que venga detrás.

    Saludos

  8. El debate es más político (también en su vertiente de ciencias político-económicas) que jurídico. Pero de mantenerse la movilización popular, un elemento de conciencia y debate -instrumento-, podría ser una demanda ante el Constitucional. Pues aún no prosperando, introduciría el debate de a quién está sirviendo esta Constitución o su actual interpretación.
    En cualquier caso, estoy casi convencido de que el gobierno se ha puesto las pilas. El cambio de actitud ante las movilizaciones feministas que tuvieron ayer el momento reivindicatorio culmen; las medidas adelantadas del plan de vivienda (con ayudas al alquiler, a la compra y también a los promotores de alquiler y rehabilitación…); el plan de equiparación salarial de los cuerpos policiales; la recuperación salarial de los funcionarios e incremento de la tasa de reposición por jubilicaciones…, que continuarán el día 14 con una muy probable subida de las pensiones al IPC (al menos a todas las pensiones iguales o inferiores al SMI, tal como indicia José Franciso en su comentario).
    El gobierno como se comentó anteriormente lanzará el siguiente mensaje: gracias a las medidas del gobierno y al esfuerzo de todos, hoy podemos -con responsabilidad- mejorar la vida de los ciudadanos , sin poner en riesgo el crecimiento emprendido decididamente. A partir de ahí, reflujo de las movilizaciones y balón de oxígeno para el gobierno del PP, que unido a una difícil situación en Cataluña y a la dificultad de aprobar los presupuestos, pues acabamos, “aunque de todos es archiconocida su adversión al adelanto”, en que Rajoy anticipa las Elecciones Generales (qué de paso le sirve para minorar la ascensión -mayor o menor- pero siempre positiva de C,s).
    Resultado de las Elecciones anticipadas: el PP quedará como primera fuerza política, y junto a C,s contarán con mayoría absoluta holgada. Resultado personal, un Rajoy renovado, vestido con Rally que lo deja limpio y brillante, consolidado en el gobierno de España, del PP ya lo es.
    Las izquierdas mientras, a la gresca seguiran disputándose el voto del tío Cayo-el de la peli, se aclara-.
    Ahora bien, lo más espeluznante es ver como los argumentarios han cambiado tan poco en un siglo.
    Alguna vez hemos hablado de una traducción de 1934 -por economista-, de la “Economía Política” de David Ricardo. El traductor, no sé si en el prólogo o al final, nos refería que las crisis eran de vacas flacas a trojes (pajares) llenos. Y es curioso como ante un horizonte de automatización prácticamente total del proceso de producción, es decir, de una elevación exponencial de la productividad y de los productos (riqueza), se acabe imponiendo la idea de escasez en el Futuro. Escasez para todos los colectivos, y de la que no se escapan claro está, los ancianos.
    Estamos en un proceso de robotización inteligente e interconectada de las máquinas. Las máquinas ya hacen máquinas, hay fábricas en China sin operarios (un 5% de los anteriores) que producen máquinas: móviles, smartphones, sin necesidad de trabajadores en las cadenas…; se está trabajando en nuevos materiales, incluso comestibles, una startup germano-israeli pretende poner en marcha en 3 años, una cadena de restauración con muslos, pechugas de pollo replicado, y los chinos llevan ventaja también en la fabricación de carne; en Japón estan prácticando e investigando con robots para el cuidado de la tercera edad.
    ¿En qué se parece la vida de hoy a la de 1948? Evidentemente, el avance de la productividad tecnológica y de las infraestructuras, provocado no sólo, pero necesariamente por el conocimiento, hace que la siguiente pregunta sea retórica, si tomamos conciencia desde la consciencia de la realidad ¿Qué nos depará el futuro tecnológico?. Lo que está en Crisis no es la capacidad de generar riqueza, de transformar, sino el modelo de relación humana basada en el concepto del trabajo como valor de intercambio y/o relación, que nos coloca y ordena al mismo tiempo en el organigrama de Sociedad.
    Estas transiciones, de no tomar medidas similares a la RBU o el TSG-, que permitan un transito menos conflictivo social y políticamente entre grupos sociales, acompañados de otros que minoren los enfrentamientos entre Estados, no nos depararan nada bueno. Pero, en cualquier caso, plantear en la Era de la Revolución del conocimiento y su comunicación en tiempo real, sea humano o artificial (robotizado), que el resultado es la escasez, es una auténtica tontería.
    Siendo hoy el conocimiento decisivo en economía, pues es la fuente mayor de valor añadido, sin embargo sigue siendo considerado una externalidad económica, simplemente porqué no saben ponderarlo (todavía no alcanzan a dar explicación plausible a los cambios de paradigmas en oleadas, con sus correspondientes investigadores y logros).
    Y otros siguen pensando en clave del destruccionismo creativo, sin pensar que la robotización interconectacta de los artificios inteligentes y sensitivos también produciran en la industrias exnovo. El concepto de trabajo está moribundo y algo nuevo tendrá que sustituirlo en las relaciones sociales y entre Estados. Como decía Marx el trabajo-valor venía determinado por el necesario socialmente en una sociedad dada, concreta e histórica. Con ello nos sigue ayudando a dilucidar las distancias que existen entre los distintos Estados y Regiones del Mundo, y de las contradicciones que generará esta deslizamiento entre realidades tan distantes.
    Perdonad la disgresión, podía haberme quedado en denunciar la engañifa de ponderar un futuro de 2018, cuando no saben ponderar las que llaman externalidades, o sea, el conocimiento que sólo es la mayor fuente de valor añadido hoy día, eso sí, sus sermónes y palabrería nos dejan sino convencidos, al menos aturdidos o atontados que es un tipo de aturdimiento.
    Un cordial saludo.

  9. Es increible como han fomentado y vendido la idea de escasez; cimiento y espíritu de todas las reformas neo y ultraliberales.
    Es increible como se ha comprado dicha idea de escasez, por unas u otras motivaciones, desde todas las opciones políticas, consolidando así los fundamentos de neoliberales, populismos, e ideas racistas.
    Desde las ideas de escasez -por superpoblación- de Malthus(1766-1834) ha llovido mucho, y se han creado multitud de problemas, pero no precisamente el de escasez.
    En la Era de la revolución de la inteligencia sensitiva y artificial robotizada, que tiende a sustituir al trabajo humano como factor definitorio del proceso de producción, hablar de escasez es un insulto al sentido común del pensamiento hegemónico.
    Cuando ya se reproducen tejidos biológicos artificialmente, se preveen aperturas en años de cadenas de alimentación con pollo replicado; cuando los avances en energías limpias y renovables; con el descubrimiento de nuevos materiales… . Pensar que necesariamente estamos condenados a la escasez, de unos por superpoblación y de otros por envejecimiento de la población (qué paradoja), es un soberano atentado al sentido común, que se asienta sobre el consenso de la escasez.
    Parece que no hay más verdad intersubjetiva reuniendo mayor consenso sobre ella, que la idea de escasez cara al futuro.
    Escasez que debe conformarnos ante el inrecuperable Estado del Bienestar anterior a la Crisis, y escasez que debe conformar a los miles de millones del tercer mundo que nunca disfrutaron ese Bienestar.
    Si no impugnamos la idea de escasez, no impugnamos los recortes y a sus valedores- neoliberales, populismos trumpianos y filofascistas europeos-.
    Que el planeta tiene límites es tan cierto como que tiene área o superficie, pero la escasez nunca va a crear alternativa hegemónica a la gestión depredadora de dicho concepto.
    No se trata de plantear el decrecimiento económico como objetivo principal, sino que éste a de ser el decrecimiento demográfico. El incremento exponencial de la productividad a experimentar por la robotización…, ha de permitir que la mínima expresion del trabajo de un sólo emplead@, sirva para el mantenimiento, reproducción, esparcimiento y satisfacción de éste, su núcleo familiar y varios ancianos.
    Cuando es factible que en China, una fábrica de móviles funcione con 5 de cada 100 emplead@s que tenían hace cinco años, ¿Cómo co..@ no va a ser posible que estos 5 empleados puedan realizar la riqueza material que sostenían antes los 100? ¿Sí además resulta que la fábrica con 5 emplead@s, ha incrementado el número de unidades fabricadas de la fábrica por unidad de tiempo respecto a cuando operaba con 100 emplead@s?
    Es un sinsentido al que no se responde por falta de valentía al conectar con un sentido de común, que es interés de las mayorías, y que podría crear otro entendimiento, otro pensamiento hegemónico: el de la abundancia que no ha de confundirse con el despilfarro o consumismo ( que curiosamente no está reñido en la práctica con la idea de escasez del neoliberalismo ), y que si podría quebrar con el modo y medios de producción del que se derivan unas formas o estructuras de relación u orden socio-económico.
    Sí seguimos compartiendo la idea de escasez, estaremos disputando la ubicación en el tablero, pero seguiremos jugando dentro de él.

    Un cordial saludo.

  10. Ciertamente hablar de limitaciones económicas es meternos en un laberinto sin salida …

    Saludos

Leave a Reply to Mark de Zabaleta

You can use these tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>