La política de la irresponsabilidad

En los últimos días los protagonistas de la actualidad política están siendo las fuerzas de seguridad y los jueces. Desgraciadamente lo están siendo por la incomparecencia de la política. El Gobierno del PP ha decidido eludir su responsabilidad y ha preferido echar sobre las espaldas de policías y guardias civiles toda la presión del conflicto en Catalunya. Pero ese conflicto ya no es sólo catalán. En estos momentos toda España está atravesada por un clima de tensión que agita los ánimos e implica violencia. El nacionalismo llama a otro nacionalismo, y de esa relación no puede nacer nada bueno. Si el Gobierno hiciera política, dialogando y negociando, probablemente la gente de España y Catalunya viviría más tranquila. Pero me temo que al PP le interesa crear las condiciones para que el sector más ultra de la sociedad se movilice, aun a riesgo de desestabilizar el país entero. Son sus votos, su base social y la garantía para que no se hable de los problemas sociales y de corrupción que genera su Gobierno.

 

 

 

 

 

COMPARTIR: Facebook Twitter Pinterest Google Plus StumbleUpon Reddit Email

Comentarios

  1. Son los representantes de todo el pueblo español los que han puesto y sostienen a Rajoy en el Gobierno (podría suponer que tienen información que los ciudadaanos desconocemos). Si no estan de acuerdo critiquenselo en el Parlamento y si consideran que otro lo haría mejor no necesitan pedirnos permiso para cambiar de Presidente.
    Saludos cordiales

  2. @José, totalmente de acuerdo y con otras palabras. Si el gobierno y su partido se han convertido,como dicen, en “pirómanos de España”. Habrá que consensuar raudamente un cortafuegos como prioridad absoluta, que permita devolver la serenidad necesaria para dialogar, aislando al pirómano. El protagonismo de la política requiere credibilidad de sus actores para dialogar, de confianza necesaria entre las partes. Quizas, sería necesario remozar al PP del gobierno y diálogar por lo que resta de legislatura, terminando con elecciones constituyentes o preconstituyentes, e iniciar la Reforma Constitucional. En cuyo marco pudieran entre otras cosas, decidir los catalanes sobre que relación mantener con una España inclusiva, regenerada y moderna.
    Creo que dicho objetivo, si ciertamente se cree en la deriva incendiaria del PP (más aun, en su inercia sin vuelta atrás), a de ser el leit motiv de la acción en la mayoría de éste Congreso. Y dada la multitud de aspectos a considerar, que no se reducen a Cataluña y ve a la misma en la pluralidad interna de todas las posiciones, dicho consenso debería incluir: a los nacionalistas de todo el Estado, PSOE, Ciudadanos, Unidos Podemos con todas sus confluencias, Coalición Canaria.
    La necesidad de recuperar el diálogo, de serenar para consensuar -sin elevados costes que permitan el acuerdo, impele, en su caso, a aislar incendiarios-, requiere altura de miras para el resto de esta legislatura como apertura de la Reforma Constitucional que se requiere. Legislatura que no necesariamente ha de ser de cuatro años.

    Saludos Cordiales.

    • Al Presidente lo han puesto nuestros representantes y no me parece que pirómano sea el adjetivo que le va bien.
      Tengo la impresión de que la historia ya estába escrita cuando le pusieron.
      Me parece que voy entendiendo los votos de IU en la últimas elecciones.
      Saludos cordiales

      • El comentario al que contestas, parte de condicionales: “Si el gobierno y su partido se han convertido, como dicen, en “pirómanos de España”.”; “si ciertamente se cree en la deriva incendiaria del PP (más aun, en su inercia sin vuelta atrás)”…. Da argumentos (y sobre presupuestos condicionales que no se asumen como propios, y que espero no confirmen la realidad de los próximos días) que esgrimían algunos fuerzas explicando el porqué es necesario elegir a otro mejor, que tú planteabas.
        Personalmente, nunca me he referido a nadie maleducadamente, incluso a quiénes se pasaban en sus respuestas o preguntas. Por ello siento, si es el caso, que hayas hecho mías las consideraciones que pretendía exponer de otros en el debate político.
        Aunque sí pienso que al igual que ocurría en el marco del juego cazador-gorila entre PP y PODEMOS, para retroalimentarse el PP. Al tiempo existió otra retroalimentación del PP con el independentismo-más de atrás-, que nos ha llevado a esta situación. Ahora bien, si no era un pirómano para la primera retroalimentación (pues no se cataloga a PODEMOS como incendio), tampoco debiéramos catalogarlo de tal al retroalimentarse con el independentismo. Aunque parezca que en este caso, la situación ha desbordado a los actores y ahora se trata de minimizar los costes, que llegados a este punto podrían ser un auténtico desastre conjunto.
        Dicho lo cual, ahora sí voy a expresar mi opinión, y como verás la pluralidad dentro de IU puede ser discrepante.
        En primer lugar debemos ser conscientes de qué está en juego: LA CONVIVENCIA PACÍFICA, es decir, la PAZ; y no hay DEMOCRACIA PLENA SIN PAZ; y tampoco BIENESTAR (situación que no sólo afectaría a Cataluña (25%del PIB) sino a toda España).
        Por tanto, no aprovecharía declaraciones para alimentar tensión alguna, y menos aún para introducir más elementos de discordia. Me refiero por ejemplo -en nuestro ojo- al ímpetu republicano (que introduce un debate más) tras la intervención del monarca fuera de su papel de árbitro, sí. Pero que sí ha tenido una virtud, colocarnos a todo el Estado ante la realidad (lo que es de agradecer) que cada día se constata más, estamos al borde del precipicio en el que perderemos tod@s, con independencia de quien gane.
        Respecto a la desautorización de Rajoy como interlocutor, parece que desde Unidos Podemos se ha reflexionado y reconocen la interlocución e iniciativa del gobierno (de lo que el PSOE se ha congratulado).
        Negociar o entendimiento son acciones que requieren al disconforme, distinto, adversario, y no se pueden sustituir a sus interlocutores. Tanto Puigdemont como Rajoy son presidentes de Cataluña y España, por ende representantes principales y cualquier acuerdo pasa por su necesaria interlocución e iniciativa.
        Creo que deben sentarse a la mesa a negociar en la forma más cómoda, debiendo consensuarse la misma directamente o a través de terceros.
        Cuando públicamente se sienten, no debe haber intermediarios internacionales, ni de otro tipo. Aunque si debieran haber distintas formas de encontrarse, algunas de ellas participadas por las formaciones políticas parlamentarias en el Congreso y el Parlament , incluyendo a los agentes sociales (sindicatos, empresarios….) del Estado y Cataluña (el consenso debe ser lo más amplio política y socialmente), creándose diversas mesas de diálogo. Pero no podemos aparecer ante el Mundo como incapaces de resolver nuestras diferencias, requiriendo intermediaciones externas.
        De otra parte la polémica sobre la DUI tiene su enjundia, y ayudaría cualquier posición que redujera su no efectividad, ya que supondría de facto una condición previa a la mesa.
        Al respecto las distintas salidas podrían incluir desde: la No Declaración por falta de proclamación oficial de los datos o cualquier otra razón; a la DUI sine die, es decir, suspendida temporalmente para no condicionar el sentarse a la mesa….
        Porqué para sentarse a la mesa se requiere partir del marco jurídico actual (al que se adhiere la ley de transitoriedad) y comenzar el diálogo sin condicionamientos y con la voluntad de concluir sin bando perdedor. Condición ésta última que debe ser rectora desde el primer momento, de forma que no pueda interpretarse por la forma o contenidos a hablar desequilibrio alguno entre las partes. Pues que no haya bando perdedor, es la única forma y más pronta de restablecer y regenerar la fractura social que necesitamos todos para la convivencia.
        Los italianos resolvieron ésta situación con declaración parlamentaria de independencia incluida -en el Norte-, y pocos años después estaba la Liga Norte gobernando con Berlusconi (y por muchos años). Podrían preguntarle al consultor Eupredio Padula cómo lo hicieron.
        Los españoles todos, con independencia de nuestro pueblo, somos por día más conscientes de que todos perderemos y nos veremos afectados, si nuestros políticos son incapaces de hacer política.
        Por eso, creo que las iniciativas ciudadanas -como el 15M- que están surgiendo para pedir PAZ, DEMOCRACIA, DIALOGO, ENTENDIMIENTO, HABLAR, son de tremenda importancia para hacer llegar éste mensaje a tod@s nuestr@s representantes, sin distinción de posición, nacionalidad o color.
        Creo que lo dicho es lo trascendente, por encima de figuras y verdades o razones universales -que no existen-, éstas son relativas y además históricas (incluso en las Ciencias Puras), es decir, temporales. Por qué la política no está para defender la razón o verdad de cada uno-colectivo, sino para encontrar soluciones para tod@s.
        Por cierto José, del voto en las últimas elecciones podrás hacerte una idea del de UP coalición en la que concurrió IU. Pero al respecto quisiera hacerte una consideración final y general. Cada fuerza política representa un espectro electoral del momento, dicha representación se funda en la coincidencia de discursos y leit motiv centrales, son los suyos, en ellos creen y a ellos se deben.
        Cuando estamos ante una situación límite como ahora, tod@s sin distinción de colores y nacionalidades debemos repensar los juegos y discursos ligeros de corte preelectoral o electoral, rebajando la tensión general; y sí miramos a tod@s, veremos que todavía les queda trecho por recorrer y reencontrarse con la realidad del precipicio, que la Sociedad Civil ya percibe como la Resolución Principal, practicando la tan cacareada altura de miras y sentido común.
        Hoy más que nunca debemos colocar en valor el sentido común frente a las emociones de banderías. España y Cataluña son muy diversas, y ninguna de las razones (emociones)que la conforman nos debe llevar a tod@s a la sinrazón.
        Perdona la extensión, hacía tiempo que no me extendía tanto, pero creo que la ocasión lo merece.

        Un cordial saludo.

        • Tengo buena opinión de usted; lo de pirómano lo entendí en sentido figurado, algo así como muy lanzado.
          Dado que el Presidente está en minoría tiene cierta lógica que actue con prudencia porque depende de parlamentarios que no le son afines, supongo que eso es lo que se deseaba cuando se diversificó el voto ciudadano. También conviene ser prudente y procurar que el remedio no sea peor que la enfermedad.
          Estoy convencido que esta movida no la montamos los ciudadanos y no se lo que queda.

          Saludos cordiales.

          • Cayetano 7 octubre 2017 at 00:29 · ·

            Estoy de acuerdo, hay que procurar que el remedio no sea peor que la enfermedad. Y por ello se hace necesario que participen del mismo la mayor y más diversa representación de los ciudadanos, al objeto de que cuente con el mayor de los consensos. Hemos de recuperar el consenso democrático de la Transición, con los presupuestos, valores y realidad de este nuevo milenio.

            Un cordial saludo.

          • En mi opinión esto no es problema de participación de ciudadanos, el consenso ya lo tenemos mientras no lo cambiemos, no es el momento de hacer una reunión del portal para solucionar los problemas de la ciudad.
            La frase creo que era “en tiempos convulsos no hagas reformas”
            El problema no somos los ciudadanos, incluidos los independentistas. Mejor hablar pasada la primavera.

            Saludos cordiales

  3. Sería necesario que los demoscópicos hicieran una prospección sobre el estado de opinión en España, entre la aplicación estricta de la ley tras el 1 de Octubre, reprimiendo a miriadas de personas por sus ilícitos penales de carácter político o atendiendo al diálogo político para resolver la situación que concluya con el voto de los catalanes.
    Probablemente nos llevaríamos una sorpresa sobre el Estado de opinión de la España silenciosa, hemos visto como tras un calentamiento mediático del público en toda España, las manifestaciones contra el independentismo han sido marginales (salvo alguna excepción que tampoco ha sido masiva), y acompañadas por la extrema derecha dotándolas de significación ultra.
    Y es que en España la gran mayoría social no quiere confrontación territorial, como decía la canción “son gentes que quieren vivir en paz”. Esa mayoría social puede identificar al PP como un mal gestor que ha creado en lugar de solucionar un conflicto, e incluso de incapacitarlo para solucionar dicho conflicto.
    La Unidad de España abrío la caja de pandora para U.C.D. con la autonomía andaluza, todavía está por ver que sumándose a la corrupción y los recortes, no sea la gestión o inacción del gobierno sobre Cataluña la que acabe por abrir la del PP.

    Saludos Cordiales.

  4. @José, ahora no compartimos la misma visión de la realidad. ¿Cómo se puede pensar que el consenso socio-político no está roto? ¿ Si no está roto, de qué estamos hablando, a qué desafío respondemos y nos interrogamos? ¿Respecto a la participación, cómo podemos pensar en recuperar el consenso, si al menos no arbitramos los mecanismos de participación que usamos en la Transición?
    El consenso podrán articularlo las fuerzas políticas y sociales, pero el consenso real es ciudadano.
    No confundamos los términos, si no hay consenso ciudadano el político es papel mojado.
    Las revueltas espontáneas suelen ser
    expresión de necesidad, intereses, inquietudes…, sin representación política, que afloran las más de las veces violentamente. Suelen ser la expresión de fractura social, otra forma de nombrar la ruptura del consenso.

    Un cordial saludo.

  5. Tenemos un Estado estructurado en ayuntamientos, comunidades autonomas, y central. Y es de esperar que todos funcionen y cumplan sus funciones.
    En mi opinión nunca las revueltas son espontaneas, ni tienen lideres naturales, juegan todos los intereses que pretendan llevar el agua a su molino y utilizan nuestras emociones. Y no digamos las que siguen los mismos pasos que siguieron otras.
    En teoría los ciudadanos no podemos decirle al Ejecutivo lo que tiene que hacer en muchos casos porque el Ejecutivo tiene más información que nosotros.

    Saludos cordiales.

  6. Es cierto, y entre sus funciones la principal es hacer política, buscar soluciones y no las propias verdades. Si hemos llegado hasta aquí es quizás porqué se han dedicado a hacer electoralismo retroalimentandose los polos opuestos.
    No se requiere mucha información para saber a dónde nos lleva mantener esa dinámica. No hay que estar en el gobierno para saber que crecerá la fractura social. Por eso el consenso está roto.
    Si hay revueltas espontáneas, en USA contra el supremacismo de la violencia policial, sin ir más lejos, ha habido varias éstos años. Ahora bien, si el sentido a no ser espontáneas equivale a que no caen del cielo, es cierto son respuestas, como en el caso comentado a los asesinatos injustificados de jóvenes y niños negros.
    La responsabilidad fundamental es de nuestros representantes y de los gobiernos, pero si continúan la dinámica de retroalimentación que nos ha llevado hasta aquí, tampoco hay que tener mucha información, ni ser un lumbreras para saber a dónde lleva el camino.
    Comenzamos con el término pirómano que daban algunos al gobierno, pero el llamar pirómano al gobierno, supone tildar al independentismo de fuego, incendio. En España los incendios suelen ser provocados pirómanos. Personalmente creo que ni el gobierno es pirómano, ni los independentistas son incendio, pese a que hayan jugado a la retroalimentación legítimamente. Pero llegados a este punto, si no se sientan a hablar, si la dinámica de confrontación, fractura y tensión, no acaba. Si la ruptura del consenso continúa por el camino de incrementar la tensión polarizando más a los pueblos. Entonces llamarlos pirómanos e incendio estará plenamente justificado.
    Por cierto, recomendaría la peli que anoche vídeo del gran José Luis Cuerda, Así en el Cielo como en la Tierra. Decía su director que es un retorcimiento de la realidad que sigue siéndola de España y así somos los pueblos de España.

    Un cordial saludo.

  7. CONMIGO O CONTRAMI, O DANDO UNA O MEDIA VERÓNICA.
    ¿Qué vino después de la Apocalipsis? Bien, es cierto, parece que los independentistas quieren independencia, y “no concedida por terceros, sino por sí mismos”; que los unionistas del no se mueve nada, continúan manteniendo: “como estuvimos, estamos y estaremos bien”.
    Y la dinámica se acelera polarizando a Cataluña y España entre extremos opuestos, mientras el conmigo o contra mí se convierte en tsunami que invisibiliza y arrolla la diversidad entre los extremos.
    Bien, si el Gobierno de Rajoy no puede renunciar a la legalidad, el de Puigdemont tampoco puede hacerlo de la declaración (que podrá ser prorrogada, diferida, suspendida…, pero será).
    Si sentarse con ETA no supuso renuncia a la legalidad, por qué con Puigdemont cuesta tanto.
    Seamos sinceros, habremos de entender que con ETA se sentaron gobiernos con mayoría absoluta, tanto del PP, como del PSOE, no gobiernos en minoría que respondían a equilibrios difíciles y con parlamentos fragmentados (lo que en principio no es valor alguno per se).
    El gobierno del PP se sustentó en la necesaria abstención del PSOE (para ello hizo falta forzar la dimisión del Pedro Sánchez en aquél comité federal), y más allá el voto favorable de CIUDADANOS (que antes acompañó al PSOE en su investidura), del PNV y del diputado canario cuyo partido concurrió en las listas del PSOE, y de la diputada de Coalición Canaria. Podríamos hablar de por qué los españoles estuvimos encerrados en la filmografía de Berlanga que acabó con Rajoy presidente, pero ése es otro cuento.
    Así que tenemos un gobierno del Estado haciendo filigranas por mantenerse, afrontando el desafío independentista.
    De otra parte, tenemos un President de la Generalitat que responde a un pacto con ERC y la CUP, comprometido en la llamada DUI tras el 1 de Octubre, y que frente a sí tiene al ariete de CIUDADANOS y el PP, además del PSC, CSQP.
    Es decir, tenemos a ambos presidentes y gobiernos con poco margen de maniobra, si no se mueven las alianzas, o las posiciones internas de los partidos, por el interés general supremo de la Convivencia. Y lo que es peor, requiriendo de tiempo para modular la posición de sus electores.
    Llegados a ese punto, debemos de ver que posiciones juegan los partidos de los no Presidentes, ERC y CUP no se mueven un ápice de la DUI; de la otra parte CIUDADANOS y algún sector minoritario -de momento- del PSOE reclama el 151 (pensando en la restauración de un bipartidismo aún más perfecto que antes, producto de quién no reconoce la realidad de tiempos que han pasado).
    Algunos llegados a este punto, pensarán que este análisis parte del mayor interés para cada cual. Pero se estaría equivocando, la valoración en curso parte del interés general como máxima inspiradora, interpretado desde cada visión; y sobre todo, valorando más que sacrificios y su ética, los resultados de las acciones, que pueden ser contradictorias -podríamos crucificar a Cristo y salvar a …, aumentando aún más el conflicto en lugar de solucionarlo-.
    Llegados a este punto, tenemos abogando por el 151 y la garrota goyesca a CIUDADANOS, algunas voces del PSOE y a los Lord Voldemort. De contrario sin fisuras algunas por la vía independentista tenemos a ERC y CUP.
    A los Presidentes se les presume muchas posiciones, y es que ambos no están para menos, desenredar lo enredado requerirá de tiempo y buenos desenredadores.
    En Cataluña y el resto del Estado, de otra parte contamos con PSOE y UP -y sus confluencias-, así como gobiernos de Navarra, País Vasco y otras fuerzas menores, que son la apuesta para el diálogo a día de hoy.
    La pregunta es ¿pueden sostenerse los gobiernos-presidentes del PP y PdCAT con apoyos diferentes a los actuales?
    Si cambian de posición dichos gobiernos, y se sientan a negociar, dialogar, entenderse: ¿qué efectos políticos tendrían en el juego de equilibrios que los sostienen? ¿Habrían mociones de censura prosperables por cambios en las correlaciones de fuerzas? ¿Habría pérdidas de votos ante unas eventuales elecciones?
    Bien, llegados a este punto vemos que toro embolado se coló en la era.
    Y cuales son las reclamaciones, se habla del 151 para convocar las elecciones en Cataluña (CIUDADANOS,…) y paralizar los efectos de la DUI.
    PREGUNTO ¿Qué ocurriría si Puigdemont, comparece ante el Parlamento el martes, realiza la Declaración de Independencia y al tiempo disuelve al govern; convocando elecciones autonómicas -por otra parte, sin contradecir el compromiso de los 18 meses-?
    ¿Sería necesario aplicar el 151, sí ya se han convocado las elecciones en Cataluña? ¿En qué posición se quedarían las fuerzas políticas Catalanas? ¿Acaso no se pararían todos los relojes, y al menos conseguiríamos tiempo?
    Qué virtudes tendría dicha acción: como dice CIUDADANOS -con razón- hablaría la democracia con todas las garantías, pero contribuyendo a eliminar tensión al no ser entendida como una agresión del Estado(art.151), sino como una consulta desde las propias instituciones catalanas; daría tiempo hasta la constitución del siguiente Govern para calmar los ánimos y hablar -aunque sea a través de terceras figuras, propias o no-; permitiría reconciliar el acto democrático de votar a todos los catalanes sin distinción y en convivencia; y con una radiografía más clara de la realidad (social, económica, y política) se constituiría el nuevo Govern.
    Creo que sería la salida más inteligente para poder a futuro próximo entablar un diálogo sosegado, que ahora mismo requiere de tiempo para reconducir la polarización.
    En éstos momentos, forzar cualquier otra salida, con el estado de la opinión pública tan polarizado en Cataluña y calentado en el resto del Estado, sería fatídico para los gobiernos y fuerzas políticas democráticas; únicamente se alimentarían los extremismos en todo el Estado, incluida Cataluña, beneficiándose la articulación de una extrema derecha autoritaria que se alimentara con algunas ex-figuras del PP. Pero sobre todo crearíamos un conflicto mayor, aún ganando por la fuerza de la legitimidad en lugar de convencer por la misma. Como maldicen los gitanos: Dios te de muchos pleitos y los ganes. Siempre es mejor un mal acuerdo que un buen pleito, y en política lo difícil es percatarse cuando se está ante un pleito de la historia, porque aparentemente su actividad es continuo pleitear.

    Saludos Cordiales.

  8. El surrealismo esperpéntico llega a tal punto, que nos deja perpeplejos, espeluznados, los maestros de la palabra y el discurso -los políticos-, han elevado su arte dialéctico hasta lo ininteligible para el común de los humanos.
    En España llegados ha este punto, hará falta como en la extinta U.R.S.S., una suerte de expertos kremnilólogos que interpreten lenguajes orales y gestuales que se escapan al común de los viandantes.
    La comunicación pública a la que estamos asistiendo entre Gobierno y Govern, nos deja racionalmente patidifusos, y podriamos concluir que requeriríamos a Alan Turing y su prodigiosa descifradora Enigma, para saber realmente que nos quieren comunicar, o mejor dicho, a dónde nos quieren llevar.
    Pero la mayoría-catalanes y/o españoles- hablan roman paladino, y más allá de la preocupación, se están desconectando de tanto mareo, eso sí, sabiendo cuales son y han sido siempre sus prioridades.
    Una negociación aunque sea virtual, como la presente, implica un desgaste tremendo para los participes, en la que no siempre se verbalizan las auténticas intenciones. Menos aún en la comunicación con la opinión pública, un vector principal de la correlación de fuerzas que negocian. Atender en paralelo a la negociación de los actores principales y comunicar a la opinión pública, lleva a ésta última (ante situaciones tan inestables) al punto del ABSURDO artístico y/o burdo.
    Es éste surrealismo del absurdo en la comunicación racional, lo que lleva a imperar al cerebro reptiliano, más instintivo-emotivo-inmediato. Llegando a una suerte de hartazgo que provoca el apagon real, con independencia de la posición, hasta que no ocurra algo resolutivo -desolador o esperanzador-. Desconexión provocada no por desinteres (probablemente sea entendido como el mayor reto de España y Cataluña), sino por cansancio ante la incomprensión de los mensajes contradictorios.
    Llegados a este punto, proponer cualquier solución que no sea el diálogo inteligible para el común, pero diálogo, sea instrumentando unas elecciones anticipadas, o sentándose a la mesa desde el reconocimiento último de que no ha existido DUI alguna, es lo único que cabe.
    Cualquier Victoria de parte hoy, será pírrica mañana. Si no hay convencimiento de que ambos estan condenados a entenderse, el conflicto tendrá graves consecuencias.
    Hasta en la rendición de Breda, se ahorró al ejercito sitiado la humillación, dándole un tratamiento de respeto y dignidad. Pero el Monarca era Felipe IV (casa Austria) y eligió al genovés Ambrosio de Spínola para dirigir todas las operaciones (cuentan que los agregados de otros países que asistían, lo hacían no para asesorar sino para aprender de éste).
    El clamor silencioso de la mayoría de catalanes y/o españoles es el entendimiento de las entedederas, sabiendo que estamos condenados a entendernos. Esperemos que gobiernos y demás, esten a la altura de las circunstancias y podamos celebrar la esperanza, en lugar de la desolación. Esperemos que no hayan derrotados, ni culpables, sino convivencia en Paz entre los pueblos.

    Un cordial saludo.

  9. Y dijo Yhavé
    Estos de Sodoma y Gomorra, me tienen hasta los cohones, con tanto referendum
    Les voy a mandar una bola de fuego que se va a cagar la perra

    Y aquí viene, la primera duda
    Quien fue antes: ¿El huevo ó la gallina?
    Porque en realidad no sabemos si el huevo es Puigdemon ó Rajoy
    Es decir quien empezó primero
    Y la respuesta es: A gusto del consumidor
    Si primero empezó Rajoy con su negativa al Referendum, es legítimo que Puigdemon
    se pase las Leyes Españolas por donde le quepan
    Si primero empezo Puigdemon, es legal que Rajoy aplique el 155
    Pero como doctores tiene la Iglesia y según Sabina, todas las Religiones
    son verdaderas, nunca se van a poner de acuerdo

    Por tanto, lo importante no es lo LEGÏTIMO ó LEGAL, sino el bien común

    Si triunfa la INDEPENDENCIA, más de 2 millones de catalanes, se van a sentir
    en la gloria, van a seguir hablando el catalán, y el español, si quieren
    van a seguir pagando los mismos impuestos (ó más si vienen mal dadas)
    y van a tener una bandera propia, para cantarle a la LIBERTAD
    y van a tener otros 2 millones de catalanes, cabreados y ninguneados

    Si triunfa el 155, van a tener a 7 millones de catalanes, bajo un estado de sitio
    y un retroceso economico en Cataluña y en el resto de España

    Es legítimo que Puigdemon quiera responder al mandato de su grupo
    pero es inteligente que Puigdemon, piense por el bien de TODOS
    aunque ello le suponga renunciar a sus deseos LEGÍTIMOS
    y negociar un cambio CONSTITUCIONAL, que le permita llevarlo A CABO
    SI UNA GRAN MAYORIA DE CATALANES ASI LO DEMANDA.

    Yo lo veo asi, Alberto
    Tu todavia no te has mojado

  10. Como bien dice Jose, no es cuestión de ética, razón o verdad, sino de política, o sea: cuidado de la ciudad o ciudadanía.
    Podemos pedir a Puigdemont que renuncie a sí mismo, pero si es en forma o ritmo equivocado, aun consiguiéndolo podemos encontrarnos con un resultado adverso e inesperado del independentismo social y político.
    Al aclarar Puigdemont que no se ha declarado independencia alguna, por el tenor de las declaraciones, parece existir un problema de confianza. Llegados aquí, tendrían razón quienes defendían intermediarios que contaran con la confianza de todos, para iniciar un proceso de diálogo. El propio Alberto Garzón planteaba la desconfianza o decepción que le suponía la carta de Puigdemont por “amenazar” con la DUI (pero al igual la carta del Gobierno “advierte” de la aplicación del 155).
    ¿Pero cabe en la situación actual iniciar proceso de negociación alguna? Más aún hoy, la UE y todos sus líderes principales ya han hablado, y en los ejes extraeuropeos incluso Putin se ha manifestado al respecto.
    No parece que, con lógica, entrara negociación alguna al respecto, pues implicaría el reconocimiento implícito del referendo en un marco de tensionamiento de la opinión pública, sea como movilización o como queramos, cuando desde el Estado se nego dicho papel y desmovilizó a parte de la sociedad catalana.
    Ahora bien, la convocatoria de elecciones anticipadas, constituyentes, plebiscitarias…, por Puigdemont, ha sido durante mucho tiempo denunciada como la maniobra u objetivo final pretendido por JxSÍ-utilizando torticeramente el Process-, y ello justamente, por la fuerzas que hoy ven como única posibilidad dicha convocatoria (PP, PSOE, CIUDADANOS).
    Bien es cierto que dicha salida es la más, por no decir única, viable a éstas alturas. Pero ésta solución ha de ser tomada bajo tres circunstancias y/o motivaciones para el independentismo, que la posibiliten como apertura al diálogo (no como solución final): por iniciativa propia; para evitar las graves consecuencias de la confrontación social ante la suspensión de la autonomía; y para legitimar ante Europa con todas las garantías electorales la necesidad de dar respuesta a las aspiraciones del pueblo catalán (apertura del diálogo Generalitat-Estado).

    En España situaciones de conflictos más enquistadas aún, se han solucionado aparentemente al menos, sin negociaciones, intermediaciones o mediaciones, sin mesas de negociación, y sin embargo se han solucionado. Me estoy refiriendo a la PAZ en el País Vasco, una Paz que al parecer fue manifestación del Espíritu Santo (más etéreo que Jehová justiciero), y que no tuvo padres o madres algunas.
    La situación catalana no es ni de lejos la sufrida por decenas de años de terrorismo, pero el calentamiento previo y nivel de tensionamiento de la opinión pública (ya un poco harta de la cuestión), requieren de una solución caída del cielo, obra del espíritu santo para éste instante (la gestión del instante permite caminos).
    A estas alturas no cabe diálogo alguno en este momento, y es cierto, pese a las distancias con el PP, Garzón y Unidos Podemos debieran abogar por elecciones anticipadas como salida, para poder más temprano que tarde reformar la estructura territorial en la Constitución, dando cabida a referendos pactados (coincidiendo con el PSOE).
    Pero también es cierto que del 155, la puntita nada más (PSOE), probablemente sea una posición que de ilusa no es creíble, hasta el punto que se verbaliza como “lo que no se quiere hacer”.
    No sabemos que juego de acción-reacción socio-política puede provocar el 155 en el contexto actual de alta movilización independentista, y no nos referimos a las autoridades, sino al pueblo independentista.
    155 y DUI son dos movimientos altamente peligrosos para catalanes y/o españoles, que no pueden realizarse, aunque van camino de ello. Ya pocos movimientos permiten el paren máquinas, las cartas no sólo están echadas como la suerte cesarea, sino que además están bocarriba o eso parece. Sólo una inesperada, y no por ello menos deseada, convocatoria de elecciones en Cataluña puede evitar la confrontación socio-política en todos los terrenos, hasta en los fangosos lodazales.
    Lo que es increíble es que ante este discurso de los polos, las izquierdas hayan sido incapaces de concretar propuesta alguna sobre la estructura territorial de España, intentando ambas desde sus roles intermediar intentando parar o suavizar máquinas, en lugar de colocar terceras vías que imposibilitaran choque alguno. De forma que unas y otras se echan en cara la coincidencia con los distintos polos opuestos, perdiendo la ocasión de marcar un perfil propositivo propio.
    Sólo pido que no haya mártir que pretenda ser acompañado en su viacrucis; ni Salvador de nación o pueblo alguno; que no haya inspiración divina, ideológica, sentimental o emocional.
    Como Jose deseo que prevalezca el interés de toda una comunidad que no se circunscribe sólo a la catalana, sino también a todas las comunidades hermanas –con más o menos filling- de esta España nuestra.
    Quizás que UP en un acto de realismo político planteara las elecciones anticipadas por el interés general, sería un paso adelante en éste maremagnum del instante que debe abrir caminos, en lugar de cerrarlos.

    Un cordial saludo.

  11. bueno, pues retiro lo de que Alberto no se ha mojado

    En una entrevista dada ayer al Diario.es, lo dice claramente:
    “Cuando el derecho de autodeterminación, lo exigen las partes más ricas hay que sospechar ”
    “La independencia de Cataluña, no va a permitir a las clases populares vivir mejor” Y añado yo, va a permitir a los cuñados del PdeCat y ERC, recibir más subvenciones, que podrían ir a sanidad, educación, etc
    Y sigue Alberto
    “Ya no se debate de corrupción, sanidad, desempleo, etc y los problemas sociales han pasado ha segundo plano”

    Y como decía Llamazares “Es una vergüenza para la izquierda, que tenga que ser la patronal, la que se manifieste contra el independentismo, cuando ve que peligran sus bonus, y cta de resultados”.

    Desde hace tiempo tenia que haber sido la Izquierda la que abanderase un movimiento divulgativo/educativo, denunciando machaconamente, el contubernio PP/JuntpelSi, es decir la Patronal Española-Catalana

    Animo Alberto, a divulgar didacticamente, que en eso eres de los mejores

  12. @Jose, como dijo Javier Díaz Aroca, más ha hecho por explicar esas cuestiones Josep Borrell con su libro, que toda la agenda mediática. No ha sido un problema de silencio por parte de quiénes no compartían el discurso independentista, es que sólo se han visibilizado mediáticamente los exabruptos de los polos extremos, reduciendo virtualmente la realidad a los mismos. El por qué ha sido así, tiene tantas respuestas como colores.

    @Jesús, no es que la posible destrucción o identificación de IU con PODEMOS sea intrascendente. Pero observar los posibles cambios en cultura política global, de la que son una referencia más, se antoja más importante en todos los terrenos (incluido el discursivo -para lo bueno y malo-).
    IU como cultura política de un colectivo humano organizado, ha experimentado grandes cambios, como todos en España y podemos atrevernos a decir “el Mundo”. La mezcla de la cultura política que preexiste: culto al liderazgo; unido a la nueva horizontalidad de decisión y verticalidad de comunicación, acaban por provocar la desaparición de las familias sustituidas por la del líder, y distinguida por el culto a la personalidad, alimentada por una relación directa entre base y vértice.
    Sería curioso estudiar, no sé sí hay estudios, pues no parece que sea un fenómeno que se reduzca a hoy y la izquierda o derecha española, el culto a la personalidad del líder en los cambios de época, tiempos, o como queramos llamarles. Así, por conocido y relevante para el caso, la identificación de un movimiento- con el partido en contra- consiguió llevar al hiperlíder (showman televisivo y multimillonario) a presidente de USA.
    Trump y tantos Trump que están surgiendo por el mundo, no son casualidad, ni producto de inercias simpáticas (como decía Schumpeter de los cambios revolucionarios en tecnología e infraestructuras), sino hijos de su tiempo, como en otros tiempos fueron otros (da repeluz). Con ello, no los identifico como equivalentes, ni por asomo, a los hiperlíderes o su anverso -los necesitados de salvadores-, las distancias entre ellos llegan al antagonismo. Sólo pongo el acento, en que hay épocas o momentos históricos convulsos que parecen demandar hiperliderazgo pseudoreligiosos por culto y certezas, ante un futuro incierto. Y lo demandan por qué partimos de una cultura y civilizaciones verticales en todas sus dimensiones: económicas, culturales, políticas, sociales…, simplemente son una exacerbación de inercias preexistentes, como respuesta a la confusión ante el futuro, a lo desconocido, en definitiva “el miedo”.
    La dimensión del fenómeno, es sólo un síntoma del cambio de época que está alumbrándose o gestándose, que el parto sea más o menos doloroso, o la sobrevivencia al mismo, dependerá de si hemos aprendido de nuestra Historia. De sí seremos capaces de reconducir inercias sistémicas de forma sistémica, es decir, colectiva y no con voluntarismos.
    Pero dudo mucho que seamos capaces de alumbrar dinámicas sistémicas que rompan sus actuales inercias, de muestra un botón ¿Por qué hemos llegado hasta aquí con el nacionalismo catalán? ¿Por qué los nacionalistas independentistas se han multiplicado como los panes y peces? Se decían -al charlar con Jose -las palabras de Aroca: “el libro de Josep Borrell ha aportado más que toda la agenda mediática”. ¿Por qué los medios de comunicación han fomentado los exabruptos de los polos extremos, y siguen haciéndolo, invisibilizando las posiciones intermedias?
    No son tiempos convencionales, y si las proyecciones matemáticas fallan en las Ciencias Naturales evaluando fenómenos que de hecho se aceleran. En Ciencias Sociales y ante un cambio de paradigma global, las proyecciones matemáticas sobre el comportamiento humano nunca deben jugar con fuego. Introduzcamos racionalidad frente: al miedo, rencor, desconfianza, envidia, rabia, impotencia. Demos una oportunidad a la convivencia en diversidad, acaso otra cosa es la Democracia.

    Un cordial saludo

Dejar un comentario

You can use these tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>