Desde la semana pasada tengo colocada en el menú de la derecha una encuesta para “evaluar” en la medida de lo posible con qué escuela de pensamiento económico se identifican los visitantes de esta página. Los resultados hasta el momento parecen lógicos de acuerdo a la naturaleza del blog -más de la mitad de los que han participado se identifican con la escuela marxista- y, sin embargo, a mí me están sorprendiendo muchísimo. Aunque muy gratamente.

Mi sorpresa tiene explicación. Esta bitácora lleva más de cuatro años activa -aunque de forma irregular-, y desde entonces las dos únicas formas que he tenido para saber algo acerca de los visitantes han sido por un lado la cuantificación simple de las visitas y, por el otro, los comentarios que se escribían en el blog. A través del número de visitantes no podía nunca inferir la ideología de los mismos, pero a través de los comentarios sí conseguía darme cuenta de algo: la mayoría de los comentaristas eran, por decirlo de alguna forma, “adversarios ideológicos”.

Supongo que por reacción a lo que yo escribía, pero en todo este tiempo la norma ha sido siempre recibir sobre todo comentarios críticos y escritos, fundamentalmente, desde una perspectiva liberal. No obstante, muchos de estos comentarios -incluso algunos redactados con ánimo destructivo- han sido altamente productivos y me han servido para ver aspectos del análisis que había dejado al margen o para alimentar debates que me han forzado a tener que profundizar mis conocimientos en los diferentes temas tratados. En esta página hemos debatido con educación y rigor en numerosas ocasiones, incluso entre posiciones ideológicas que jamás podrían encontrar puntos clave en común. Por otra parte, y como es de suponer, también he recibido  tanto comentarios sin sentido que desviaban las cuestiones importantes del debate como comentarios insultantes y directamente denunciables.

En cualquier caso, como consecuencia de esta dinámica había llegado a pensar que estaba escribiendo únicamente para un público hostil, algo que he de reconocer me ha desalentado bastante siempre. Y es que uno de los objetivos principales de este blog no es aumentar mi formación -es obvio que hay mejores formas de hacerlo- ni alimentar debates entre escuelas de pensamiento -no me siento legitimado para hacerlo- sino transmitir a un público receptivo todo conocimiento que aprendo y que me parece de utilidad política práctica. En el campo que me muevo eso significa que procuro trasladar, en la medida de lo posible, mi formación como economista a los militantes de izquierdas para que entre todos nos dotemos de herramientas para la transformación social. Todo lo demás es, para mí, secundario.

Por esa razón inferir a partir de la naturaleza de los comentarios recibidos, como hacía hasta ahora, el perfil de mis lectores me producía cierta frustración. Comprobar ahora, con la encuesta a la que hago alusión pero también a partir de algunas entradas pasadas, que la realidad es probablemente la contraria me anima a continuar con esta filosofía arriba descrita.

No se trata de negar el debate ni de prohibir la entrada a las ideologías distintas a la mía, ni mucho menos, sino de reconocer públicamente un error de apreciación que era básico en la medida que influía en la pregunta que todos los “blogeros” nos hacemos: ¿para qué este blog? Al fin y al cabo, es un tiempo que dedicamos y que, como diríamos los economistas, tiene un coste de oportunidad que puede llegar a ser muy alto. Saber responder bien a esa pregunta es una de las claves para mantener la actividad, y no estar satisfecho con la respuesta es, probablemente, el principal motivo de la inactividad.

COMPARTIR: Facebook Twitter Pinterest Google Plus StumbleUpon Reddit Email

Comentarios

  1. Hola Alberto.

    Cuando hace poco me animé a dejar un comentario para precisamente animarte a ti a seguir con tu labor divulgativa en este blog no había leído aún este post (tampoco tengo tanto tiempo libre) pero ahora que lo leo me gustaría decirte un par de cosas más.

    Aunque a veces me pierdo en algún post (soy una profe de biología sin muchos conocimientos sobre economía) aprendo mucho en general. Para un montón de gente como yo tu blog es de gran ayuda si se quiere tratar de entender algo que muy poca gente es capaz de explicarte. Todo el mundo parece saber pero muy pocos parecen entender algo. Y la gran cantidad de literatura sobre economía de la red desanima a cualquiera. Aprendo incluso con los comentarios hostiles que muestran alternativas con las que puedo estar de acuerdo o no, pero que yo personalmt no soy capaz de plantearme. El debate siempre enriquece.

    Y si tu intención es la de traladar a otra personas tus conocimientos para dotarlas de las herramientas necesarias para facilitar una transformación social, no te desanimes. Algunos estamos intentando dotarnos de dichas herramientas también para poder pensar por nosotros mismos, convencidos de que debe haber alguna manera (que por supuesto desconocemos) de hacer las cosas de una forma más justa y más social.

    Un saludo.

  2. Alberto Garzón Espinosa 5 mayo 2010 at 16:05 · · Responder

    Hola Arantxa,

    Muchísimas gracias por tu comentario. La verdad es que me anima que este trabajo voluntario que desarrollo en el blog tenga interés para otras personas.

    Anoto tus reflexiones y muchas gracias de nuevo tanto por visitar la web como por comentar. Seguimos por aquí entonces. ;)

    Salud!

  3. Hola Alberto,

    Te animo a continuar con tu labor. He echado un vistazo a tu blog y viendo la temática y la rigurosidad de tus posts he decidido hacerme asíduo. Puedo aprender y comprender muchas cosas de un economista comprometido con su tiempo.

    Por cierto, me agrada tu actitud frente a tus críticos comentaristas. Siempre y cuando no sea banal su razonamiento, una buena crítica nos hace a todos mejorar.

    Espero que no decaigas. Por mi parte recomendaré tu bolg a algún amigo.

    Un saludo desde Sevilla.

  4. Alberto Garzón Espinosa 10 noviembre 2010 at 21:33 · · Responder

    Hola Jos,

    Muchas gracias por tu comentario y tus ánimos. Agrego tu blog a mi Feed. Así pues, nos seguimos leyendo.

    Un saludo… desde Sevilla también. ;)

  5. Alberto,
    Sencillamente, me parece que haces una labor encomiable. Sigue así, por favor.
    Abrazos,
    Daniel

  6. Estimado Alberto,

    No desfallezcas y sigue así, necesitamos más gente como tú…

    Un abrazo desde Palma de Mallorca

  7. Hola Alberto. Descubrí tu blog a principios de año a través de la página web ATTAC y desde entonces me he convertido en una fiel seguidora. Te animo a que sigas con tu labor, que al menos personas como yo, valoramos mucho. Siempre es un placer leerte y aprendo muchísmo tanto con tus posts como con el debate que generan (incluso con las críticas destructivas). Un saludo.

  8. Agradecimiento es la palabra que describe tu gran aportación, has creado un espacio en el que se muestra con respeto y tolerancia la verdad de este sistema.Los trabajadores y trabajadoras estamos empezando a entender quienes tiran de nuestras sogas, entender el sistema y presentar opciones es el camino y personas como tú nos enseñan las sendas democráticas.La sociedad está despertando y debemos ofrecerle modelos para no caer en radicalismos oportunistas.Los medios democráticos de los que disponemos nos permiten canviar las cosas, solo nos falta entender aprender y transmitir el mensaje .Un cordial saludo.

  9. Hola Alberto
    ( no se si ya tan tarde leeras esto )
    Yo aunque sea todavia muy joven y no entendia tanto de economia la verdad es que me has enseñado mucho hasta ahora .
    TE SIGO MUY DE CERCA !

Dejar un comentario

You can use these tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Participa! ¿conoces el trabajo de Alberto Garzón en el Congreso?

Copyright 2014 Alberto Garzón | agarzon.net